Quantcast

Citas de Osho sobre las relaciones

Citas de Osho sobre las relaciones

Entre más amoroso seas, hay menos posibilidad de relación alguna
 
“Cuando el amor se convierte en una relación, se convierte en una esclavitud porque hay expectativas
y hay exigencias y hay frustraciones, y un esfuerzo de los dos lados para dominar. Se convierte en una lucha por el poder...
Dos personas pueden ser muy amorosas juntas. Entre más amorosas sean, menor es la posibilidad de cualquier relación.
Entre más amorosas sean, mayor es la libertad que existe entre ellos. Entre más amorosas sean, menor es la posibilidad de cualquier exigencia, de cualquier control, de cualquier 
expectativa. Y naturalmente, no hay frustración”.
 
La relación no es amor en absoluto
 
Osho:
Recuerdo que dijiste: `No te entregues a una persona, entrégate al amor´. Estoy en una relación con 
una mujer bella y poderosa, y definitivamente no queremos entregarnos el uno al otro. ¿Qué significa
entregarse al amor mientras se está en una relación? Estoy en un caos.
 
"Puedo entenderlo, estás realmente en un caos y no hay forma de salirse.
He oído decir que hay tres anillos de amor: el anillo de compromiso, el anillo del matrimonio y el anillo 
del sufrimiento.
Tu pregunta deja en claro que no has entendido cuando digo `No te entregues a una persona, entrégate 
al amor´. Y el amor nunca es una relación, éste es tu problema. Muy probablemente la relación será una 
esclavitud. En la relación o te entregas tú o la otra persona tiene que entregarse.
Y tú mismo estás reconociendo que estás en una relación con una mujer bella y poderosa. … y 
definitivamente no queremos entregarnos el uno al otro.
Entonces sólo vive en la coexistencia. Vive como están viviendo todos los pobres esposos. Muéstrale al 
mundo cómo tu esposa está tan entregada a ti… ¿quién lo está impidiendo? Sólo tienes que mentir - y no 
hay caos – y entregarte a una mujer bella y poderosa. Pero recuerda, cuando un hombre se entrega a 
una mujer, ante sus ojos él pierde su amor propio. Ella comienza a buscar aquí y allá a alguien que tenga 
agallas para no entregarse.
No parece que tengas agallas. No hay necesidad de entregarse al otro. Entregarse al amor significa: 
disfrutar en la alegría del otro, alegrarse en el ser del otro, estar en sintonía con el otro, danzar en
armonía.
El asunto de entregarse es político, no es un asunto de amor. Y la relación no es amor en absoluto; 
significa que el amor se ha acabado y la relación ha comenzado. Comienza muy rápido después de la
luna de miel, generalmente en la mitad de la luna de miel. No es fácil vivir con otra persona cuyo estilo 
de vida es diferente, sus gustos son diferentes, su educación y su cultura son diferentes, y sobre todo si
el otro suele ser una mujer, aunque su biología es diferente.
Pero algo tienes que entender claramente y es que el hombre es quien quiere controlar y es la mujer 
quien controla. A esto es a lo que yo llamo coexistir: vive y deja vivir. Más que eso todo es imaginación. 
Si realmente hubieras sabido qué es el amor… El asunto básico no es crear una relación. Mantén una 
distancia como las columnas de un templo mantienen una distancia, pero soportan el mismo techo. No 
destruyas la individualidad del otro, mejórala si puedes; de otra manera, por lo menos déjala como esté, 
no interfieras con ella.
La libertad no va a ser destruida en nombre del amor. La libertad es un valor mucho más elevado que lo 
que llamas amor”.
 
La relación es una especie de cautiverio
 
“Cuando eres feliz estando solo, cuando puedes vivir contigo mismo, no hay necesidad intrínseca de 
estar en una relación. Eso no quiere decir que no te relaciones. Pero relacionarse es una cosa y estar
en una relación es otra. La relación es una especie de cautiverio, el relacionarse es compartir. Te 
relacionarás con muchas personas, compartirás tu alegría con muchas personas, pero no dependerás
de ninguna en particular y no permitirás que nadie más dependa de ti. No estarás dependiendo y no 
permitirás que nadie esté dependiendo de ti. Entonces vives en la libertad, en la alegría, en el amor”.
 
La relación es una seguridad
 
"La relación significa algo completo, acabado, cerrado. El amor nunca es una relación; el amor es
relacionarse. Siempre es un río, fluido, infinito. El amor no conoce ningún estancamiento; la luna de miel
comienza, pero nunca termina. No es como una novela que comienza en cierto punto y acaba en cierto 
punto. Es un fenómeno continuo. Los amantes se acaban, el amor continúa. Es una continuidad. Es un 
verbo, no un sustantivo.
¿Y por qué reducimos la belleza de relacionarse a una relación? ¿Por qué estamos con tanto afán? – 
porque el relacionarse es inseguro y la relación tiene una seguridad, la relación tiene una seguridad. 
Relacionarse es sólo una reunión de dos extraños, posiblemente sea quedarse sólo por una noche y por
la mañana decimos adiós. ¿Quién sabe qué va a pasar mañana? Y tenemos tanto miedo que queremos 
que sea seguro, queremos hacerlo predecible. Quisiéramos que el mañana estuviera de acuerdo 
con nuestras ideas; no le permitimos a ella, la libertad para que tenga su propia expresión. Entonces 
inmediatamente reducimos cada verbo a un sustantivo".
 
El amor es una relación de dar y recibir
 
"El amor respeta a la otra persona. Es una relación de dar y recibir. Al amor le gusta dar y el amor disfruta
recibiendo. Es un compartir, es una comunicación. Ambos son iguales en el amor; en una relación sexual
los dos no son iguales. El amor tiene una belleza totalmente diferente en ello.
El mundo se mueve, despacio, despacio hacia las relaciones amorosas; así que hay una gran confusión. 
 
Todas las instituciones antiguas están despareciendo – tienen que desaparecer porque fueron 
establecidas en la relación yo/el otro. Nuevas formas de comunicación, nuevas formas de compartir 
probablemente están por descubrirse. Tendrán un sabor diferente, el sabor del amor, del compartir. No 
serán posesivos, no habrá dueño.
 
Entonces el estado más alto del amor es la plegaria. En la plegaria hay comunión. En el sexo existe
la relación yo/el otro, en el amor la relación yo/el otro. Martin Buber se detiene aquí; su tradición
judaica no le permitiría ir más allá. Pero un paso más tiene que tomarse que no es ni `yo´ ni `tú´ – una
relación donde yo y tú desaparecen, una relación donde dos personas ya no funcionan más como dos,
sino que funcionan como uno. Esta es la cualidad más alta del amor. A esto lo llamo plegaria.
 
El amor tiene estas tres etapas y la compasión en consecuencia tiene tres etapas y ambas
pueden existir en diferentes combinaciones. Por lo tanto, hay muchas clases de amor y 
muchas clases de compasión. Pero lo básico, lo más fundamental, es entender estos tres 
pasos en la escalera del amor. Eso te ayudará, eso te dejará ver dónde estás, qué clase de
amor estás experimentando y qué clase de compasión se está dando en ti. Observa.
Ten cuidado de no permanecer atrapado en ello. Hay reinos más altos, alturas para ascender, 
cimas que alcanzar”.
 
Sólo la muerte es segura
 
Osho:
 
¿Cómo saber cuándo es apropiado terminar una relación amorosa? ¿Cómo puede uno ir más
profundo con una persona cuando tiene miedo?
 
"La relación y el amor son  cosas totalmente diferentes. El amor nunca es una relación y
la relación nunca es amor. El amor relaciona, pero no es una relación. La relación es algo 
muerto, algo cerrado. El amor es un fluir.
 
Me preguntas: `¿Cómo saber cuándo es apropiado terminar una relación amorosa?´
Así que lo primero a recordar es: el amor nunca es una relación. Entonces, algo más se 
está haciendo pasar por  amor. Posiblemente estás buscando un esposo o una esposa,
estás buscando alguna seguridad, estás buscando alguna estructura. Una vida estructurada
es una vida arruinada.
 
Hay una fijación por las estructuras en la mente humana porque en una vida estructurada 
uno se siente seguro, uno sabe dónde está, uno sabe en qué posición está frente al otro. 
Parece ser que el hombre por haber estado en el útero de la madre durante nueve meses
permanece en una estructura que continúa profundamente en la mente y el hombre 
siempre está tratando de encontrar una estructura en cualquier parte.
 
Si ama, ¡quiere establecer una relación inmediatamente! Quiere casarse. Quiere crear cierto
condicionamiento. Quiere lograr un contrato. O entra a una iglesia o entra a una fiesta 
política o entra a un club y quiere estar estructurado, quiere saber en qué posición está en
su jerarquía, en qué relación. Quiere tener una identidad: ese `yo soy esto´. No quiere
permanecer inseguro. Y la vida es insegura. Sólo la muerte es segura”.
 
La relación es un substituto
 
“La relación es una estructura y el amor no es estructurado. O sea, definitivamente el 
amor se refleja, pero nunca llega a ser una relación. El amor es un proceso de momento
a momento. Recuérdalo. El amor es un estado de tu ser, no una relación. Hay personas 
amorosas y hay personas no amorosas. Las personas no amorosas fingen ser amorosas
a través de la relación. Las personas amorosas no necesitan ninguna relación, el amor es
suficiente.
Sé una persona amorosa más que estar en una relación amorosa – porque las relaciones
suceden un día y desaparecen al otro día. Son flores, en la mañana florecen y por la tarde 
ya se han marchitado.
Sé una persona amorosa.
Pero a las personas les parece muy difícil ser amorosas, así que crean una relación
y se engañan, de forma que dicen: `Ahora que soy una persona amorosa, estoy en una
relación´. Y la relación puede ser de total control, de celos, de exclusividad.
La relación puede ser sólo por miedo, puede que no tenga nada que ver con el amor. La
relación puede que sea sólo una especie de seguridad – financiera o algo más. La relación
se necesita solamente porque el amor no está ahí. La relación es un sustituto.
¡Permanece alerta! La relación destruye el amor, destruye la misma posibilidad de su nacimiento”.
 
Una relación no puede darse antes de que los egos hayan desparecido
 
Osho:
 
¿Qué sucede en y con la relación entre dos personas si sus egos se han derrumbado?
 
“La relación se produce. Antes de esto es sólo un nombre vacío. La relación no puede producirse 
antes de que los egos hayan desaparecido
Sólo tú crees que esto es una relación. Esto es un conflicto, es enemistad, son celos, es
agresión, es dominio, es posesión y muchas cosas – pero no una relación. ¿Cómo puedes
relacionarte ahí con dos egos? Cuando hay dos egos, entonces hay cuatro personas.
En cada cama encontrarás cuatro personas durmiendo juntas. Es muy raro encontrar una 
cama doble porque entonces cuatro personas están aglomeradas. La esposa y su ego están
ahí y el esposo y su ego están ahí – el esposo está escondido detrás de su ego, la esposa 
está escondida detrás de su ego y esos dos egos continúan haciendo el amor. El contacto 
real nunca sucede.
La palabra relación es preciosa. El significado original de la raíz de donde viene la palabra 
relacionarse es exactamente la misma que reaccionar. La relación viene de la palabra 
reaccionar. Si tienes una imagen de tu esposa o esposo, no puedes reaccionar, y por lo 
tanto relacionarte con la verdad de la persona. Y todos continuamos cargando imágenes.
Primero, tenemos nuestra imagen que es nuestro ego –´quién soy yo´. Y entonces tenemos 
la imagen del otro – quién es ella, o él es. El esposo no reacciona ante la mujer que está 
allí, reacciona ante la mujer que él cree que está allí. Entonces, ahora, los cuatro no están 
allí, seis están allí y esto continúa aglomerándose. Ahora estás allí, eso es una cosa, tu ego 
está allí – esto es otra cosa. Y ahora no reaccionas ante la mujer que está allí, reaccionas 
ante la idea de tu mujer – Mi esposa es esto y lo otro o debe ser esto y lo otro y él está 
también teniendo estas cosas – o sea seis personas. Es realmente un milagro cómo las 
personas continúan manejándose. Esto es muy complicado. La relación no es posible, hay 
mucha gente en el intermedio. 
Continúas reaccionando a la imagen, no a la persona, así que no hay relación. Cuando no
hay imagen, entonces hay relación”.
 
En la relación consigues conocer tus obstáculos
 
"Cuando estás en una relación con las personas, en mil y una formas te provocan, te retan, 
te seducen. Una y otra vez consigues conocer tus obstáculos, tus limitaciones, tu rabia, tu 
codicia, tu posesividad, tus celos, tu tristeza, tu alegría, tus estados de ánimo van y vienen, 
estás constantemente en un caos. Pero es la única forma de saber quién eres.
El conocimiento de sí mismo no es el conocimiento de un ser muerto. El conocimiento de sí
mismo es el conocimiento del proceso del ser. Es un fenómeno que está vivo. El ser no es 
una cosa, es un evento, es un proceso. Nunca pienses en relación con las cosas, el ser no 
está ahí dentro de ti sólo como una cosa esperando en tu habitación. El ser es un proceso: 
cambia, se mueve, llega a nuevas alturas, se mueve en nuevos planos, va
más profundamente hacia nuevas profundidades. A cada momento hay mucha actividad
la única forma para encontrar este ser es encontrarlo en una relación”.
 
La relación solamente existe entre personas iguales
 
"Hasta ahora, hombres y mujeres no han estado viviendo en relación – porque a la mujer 
nunca se le ha considerado igual. Y la relación solamente existe entre personas iguales; no puede 
 
suceder entre personas desiguales. A no ser que a la mujer se le dé una libertad total, una igualdad 
absoluta, no habrá posibilidad de relacionarse. Hasta ahora el hombre ha explotado a la
mujer, la mujer ha explotado al hombre, no ha habido una relación auténtica.
 
No puede ser porque la forma en que el hombre ha tratado a la mujer ha sido básicamente
equivocada. Solamente entre dos personas iguales hay una posibilidad de una relación 
porque ahí no hay miedo; uno puede estar abierto, uno puede ser auténtico, uno puede ser 
honesto. Sólo entre dos personas iguales, cuando no hay miedo, hay amor. El amor aparece
cuando el miedo te ha dejado. Cuando el miedo está ahí, el amor no puede entrar: nunca 
están juntos”.
 
La relación es el espejo
 
“La relación es el espejo: ves tu cara ahí. Siempre recuerda que la relación es el espejo.
Si tu meditación es profunda, tu relación se convertirá en algo diferente, totalmente
diferente. El amor será la nota básica de tu relación, no la violencia. Así es, la violencia
es la nota básica. Aún si miras a alguien, miras en una forma violenta. Pero estamos 
acostumbrados a ello.
 
La meditación para mí no es un juego de niños, es una profunda transformación. ¿Cómo
saber de esta transformación? Cada momento está siendo reflejado en tus relaciones. 
¿Tratas de poseer a alguien? Entonces eres violento. ¿Cómo puede uno poseer a alguien?
¿Estás tratando de dominar a alguien? Entonces eres violento. ¿Cómo puedes dominar a 
alguien? El amor no puede dominar, el amor no puede poseer.
Entonces, sé consciente en lo que estés haciendo, obsérvalo, y luego continúa meditando. 
Pronto empezarás a sentir el cambio. Ahora no hay posesividad en la relación. Tarde o 
temprano la posesividad desaparece. Y cuando la posesividad no esté allí, la relación tiene
una belleza por sí sola. Cuando la posesividad está allí, todo se vuelve sucio, desagradable
cruel.
 
Pero somos tan embusteros que no nos miraremos en la relación porque el rostro auténtico
se puede ver. Entonces cerramos los ojos a la relación y continuamos pensando que vamos
a ver algo adentro. No puedes ver nada adentro.
 
Primero percibirás tu transformación interior en tus relaciones externas y entonces irás 
profundo. Sólo entonces  comenzarás a sentir algo internamente. Pero tenemos una actitud 
determinada en relación con nosotros mismos. No queremos mirar ninguna relación en
absoluto porque entonces surge el rostro desnudo”.
 
La relación crea una unicidad falsa
 
“En el amor, por ejemplo – en el así llamado amor – estamos `relacionados´. Parecemos
estar relacionados. Creamos la falsedad de la relación, pero realmente nos estamos 
engañando a nosotros mismos. Los dos permanecerán como dos. De manera inmediata, los 
dos permanecerán como dos. Aún en una comunión sexual serán dos. El ser dos, es una 
dualidad que nunca permanecerá. Entonces una relación solamente significa crear una falsa 
identidad. No se da. La identidad nunca puede existir entre dos personalidades . La
identidad sólo puede existir entre dos no-personalidades”.