Quantcast

OSHO Evening Meeting (Encuentro Vespertino)

OSHO Evening Meeting (Encuentro Vespertino)

El encuentro vespertino es el período en que el que todos se reunen para danzar y celebrar y sentarse luego en silencio.
 
"Aquello que no se puede expresar tiene que experimentarse. Esta es una gran experiencia para alcanzar el espacio interior. Se experimenta algo en este encuentro que nadie ha sido capaz de definir. Esta es la cima más alta del día completo de trabajo, de meditar o hacer grupos en la Comuna." Osho
 
La meditación comienza con 20 minutos de intensa energía de celebración en la que se invita a cada uno a participar y danzar con totalidad.
 
Se llega al clímax con tres gritos "Osho, Osho, Osho". En este contexto Osho se utiliza como un sonido que ayuda a elevar la energía todavía más. Él dice de la palabra Osho: "No es mi nombre. Es un sonido curativo derivado de la palabra 'oceánico' de William James".
 
Sigue a continuación un período de 10 minutos de sentarse en silencio con los ojos cerrados. Entre más totalidad se ponga en la celebración, más profundamente penetrará el silencio.
 
Durante este período la música alterna con el silencio que finaliza con tres golpes fuertes de tambor.
 
El sentarse en silencio continúa con el sonido de un vídeo de Osho. 
 
"Mi hablar es uno de mis recursos para la meditación. Nunca antes se ha utilizado de esta manera el hablar; hablo, no para darte un mensaje, sino para detener el funcionamiento de tu mente...
Y no solo pasa aquí, sino muy lejos... en cualquier parte del mundo en donde la gente esté escuchando un audio o un vídeo, llegarán al mismo silencio. Tal como escuchas la música, escúchame a mí de esa manera. No me escuches como escuchas a un filósofo; escúchame como escuchas a los pájaros. Escúchame como escuchas a una cascada. Escúchame como escuchas los vientos soplando a través de los pinos. Escúchame, no con la mente discursiva, sino con el corazón participante. Y, no te perderás de algo que continuamente has estado sintiendo que hace falta.
 
Deja de lado la mente. Mientras me estés escuchando no trates de entender, simplemente escucha en silencio. No consideres que lo que estoy diciendo es verdadero o no verdadero. no te preocupes por su veracidad o falsedad. No te estoy pidiendo que creas en ello, así que no es necesario pensar en su veracidad o falsedad. Escúchame como escuchas cantar a los pájaros o al viento pasar entre los pinares o al sonido del agua que corre ". Osho 
 
Y...
 
"Cada noche, estos breves momentos son los más valiosos de tu vida. Cada atardecer, cuando tantos Budas vivientes se reúnen aquí, este lugar se vuelve el más importante de todo el mundo, porque en ninguna parte hay tantas personas meditando juntas, cavando tan profundamente que pueden encontrar la fuente misma de la vida, la eternidad, la inmortalidad".
 
 
El arte de escuchar
 

El arte de la meditación

es el arte de escuchar

Con todo tu ser

 

"Si uno puede aprender cómo escuchar correctamente, uno ha aprendido el secreto más profundo de la meditación".

La función esencial de las charlas de Osho consiste en proveer una forma fácilmente accequible de aprender este arte de escuchar. Es una oportunidad para experimentar el "silencio sin esfuerzo", la clave para llevar a tu vida cotidiana una conciencia más aguda.

Bien sea que quieras escuchar tranquilamente en tu casa, o antes de empezar a trabajar, o sentado en el parque, nunca ha sido la meditación más simple, o más ampliamente disponible para cualquiera en cualquier lugar.

Una vez hayas elegido una charla de Osho, ponte cómodo, relájate y a tu propio ritmo deja que los ojos se cierren.

 
del catálogo de audiolibros, que incluye algunas muestras gratuitas en donde Osho describe
el propósito de estas charlas y explica
el arte de escuchar
 
El propósito de estas charlas:
 
“Mi manera de hablar es un poco rara. Ningún orador en el mundo habla como yo. Técnicamente es incorrecto; ¡se lleva casi el doble de tiempo! Pero esos oradores tienen un propósito diferente; mi propósito es completemente diferente del suyo. Ellos hablan porque están preparados para ello; simplemente están repitiendo algo que han preparado. En segundo lugar hablan para imponerte una cierta ideología, una cierta idea. En tercer lugar, hablar para ellos es un arte; lo van refinando.
 
En lo que a mí respecta, no soy lo que se podría llamar un orador o un conferenciante. Para mí no es un arte o una técnica; ¡técnicamente me vuelvo cada día peor! Pero nuestros propósitos son totalmente diferentes. No te quiero impresionar para manipularte. No hablo para lograr un propósito al convencerte. No hablo para convertirte en un cristiano, en un hinduísta o en mahometano, en un teísta o en un ateísta. Eso no me interesa.
 
Mi hablar es en realidad uno de mis recursos para la meditación. Nunca se ha utilizado el hablar de esta manera: Hablo no para darte un mensaje, sino para detener el funcionamiento de tu mente.
 
Hablo sin tener nada preparado. yo mismo no sé cuál va a ser la próxima palabra; por tanto nunca cometo un error. Uno comete errores si uno está preparado. Nunca olvido algo porque uno se olvida si ha estado recordando. Hablo por tanto con una libertad con la que tal vez nadie ha hablado jamás.
 
No me preocupa el ser consistente, porque ese no es el propósito. Un hombre que te quiere convencer y manipular con su hablar tiene que ser consistente, tiene que ser lógico, tiene que ser racional, para doblegar tu razón. Quiere dominarte con las palabras.
 
Mi propósito es completamente sin igual: Estoy utilizando las palabras simplemente para crear espacios de silencio. Las palabras no son importantes de tal forma que puedo decir algo contradictorio, cualquier cosa absurda, cualquier cosa que no tenga relación, porque mi propósito es simplemente el de crear espacios. Las palabras son secundarias; los silencios entre las palabras son primordiales.
 
La mayor parte de la gente en el mundo no piensa que sea posible para la mente estar en silencio. Debido a que no piensan que esto sea posible, no lo intentan. Cómo dar a las personas un sabor de la meditación ha sido mi motivo básico para hablar, así que puedo seguir hablando eternamente; no importa lo que estoy diciendo. Todo lo que importa es que te doy unas pocas oportunidades de estar en silencio, algo que encuentras difícil de hacer por tu cuenta al principio.
 
No te puedo forzar a estar en silencio, pero puedo generar un recurso mediante el cual espontáneamente vas a tener que estar en silencio. Estoy hablando, y en medio de una frase, cuando estabas esperando que siguiera otra palabra, no sigue otra cosa que un espacio de silencio. Tu mente estaba escuchando, y esperando que siguiera algo, y no quería perdérselo; naturalmente se vuelve silenciosa. ¿Qué puede hacer la pobre mente? Si fuera bien sabido en qué puntos estaré en silencio, entonces te las podrías arreglar para pensar; no estarías en silencio. Entonces lo sabrías: 'En este punto  él va a estar en silencio; ahora puedo tener un poquito de cháchara conmigo mismo'. Pero, debido a que esto deviene totalmente súbito... No sé yo mismo porqué en ciertos puntos paro.
 
Una cosa así, viniendo de cualquier orador en el mundo, sería condenada, porque se entiende que un orador que para una y otra vez no está bien preparado, no ha hecho bien la tarea. Implica que su memoria no es confiable, que algunas veces no puede encontrar la palabra apropiada. Pero, debido a que esto no es oratoria, no me importa que la gente me condene; me importas tú.
 
No sucede sólo aquí, sino muy lejos... en cualquier parte del mundo en donde la gente esté escuchando un audio o un vídeo, llegará al mismo silencio. Mi éxito no está en convencerte, mi éxito está en darte un sabor real a fin de que puedas llegar a tener confianza de que la meditación no es una ficción, que el estado de no-mente no es simplemente una idea filosófica, sino que es una realidad; que tú tienes la capacidad para ello, y que no hacen falta calificaciones especiales.
 
Conmigo, estar en silencio es más fácil por un motivo adicional. Yo estoy en silencio; incluso mientras hablo estoy en silencio. Mi ser más profundo no está involucrado en absoluto. Lo que te estoy diciendo no produce una perturbación, un agobio o una tensión en mí; estoy tan relajado como uno lo puede estar. Hablar o no hablar no cambia nada en mí.
 
Naturalmente, esta especie de estado es infecciosa. 
 
Debido a que no puedo estar hablando todo el día para mantenerte en momentos meditativos, quiero que te vuelvas responsable. Aceptar que eres capaz de estar en silencio te ayudará cuando estés meditando solo. Saber de tu capacidad... y uno llega a saber de su propia capacidad sólo cuando uno la experimenta. No hay otra forma.
 
No me hagas totalmente responsable de tu silencio, porque esto te traerá dificultades. ¿Qué vas a hacer solo? Entonces esto se convierte en una especie de adicción, y no quiero que tengas adicción por mí. No quiero ser una droga para ti.
 
Quiero que seas independiente y confíes en que puedes lograr esos preciosos momentos por tu cuenta.
 
Si puedes lograrlos conmigo, no hay razón para que no puedas lograrlos sin mí, porque yo no soy la causa. Tienes que entender qué está sucediendo: Al escucharme dejas de lado tu mente.. 
 
Al escuchar el océano, o al escuchar el tronar de las nubes, o al escuchar la lluvia cayendo en abundancia, simplemente pon a un lado tu ego, porque no hay necesidad.... El océano no te va a atacar, la lluvia no te va a atacar, los árboles no te van a atacar; no es necesaria defensa alguna. Al ser vulnerable a la vida tal como es, a la existencia tal como es, estarás logrando esos momentos continuamente. Pronto aquello se convertirá en tu vida misma".
 
Osho, The Invitation, charla #14
 
 
"Y escuchar los sonidos será de mucha ayuda. No a un sonido en particular, porque eso se convierte en concentración. ¿Mm? Este ruido del tren...el tráfico, un perro empieza a ladrar...pasa un avión; todo se tiene que aceptar. No tienes que concentrarte en algún sonido; escucha todos los sonidos que vienen de cualquier parte. Tú simplemente tienes que estar alerta, escuchando, sin elegir. Esto te ayudará inmensamente y se convertirá en tu meditación".
 
Osho, Only Losers Can Win in This Game, capítulo 6
 
 
"Empieza por escuchar los sonidos, permite que la música sea tu meditación. Escucha los sonidos, toda clase de sonidos. Todos son divinos, incluso el ruido del mercado, incluso los sonidos creados por el tráfico. Este avión, ese tren, todos los sonidos se tienen que escuchar muy atentamente y en silencio y amorosamente... como si estuvieras escuchando música. Y te sorprenderás: Puedes transformar todos los sonidos en música; son música. Todo lo que se necesita es nuestra actitud: si nos resistimos el sonido se vuelve ruido; si estamos receptivos, amorosos, el sonido se convierte en música. La misma cosa puede ser ruido para alguien y música para alguien más. Si no has escuchado música clásica de India, será simplemente ruido. Si la amas y sientes simpatía por ella, es algo simplemente fuera de este mundo, es del más allá. Los orientales que no están familiarizados con la música occidental piensan que ésta no es más que ruido enloquecedor. Cada vez que dejas de sintonizar con algo, eso se convierte en ruido; cuando sintonizas, cuando empiezas a vibrar con ello, cuando hay armonía entre tú y ello, aquello se vuelve música. Y es enorme el gozo cuando puedes convertir todos los sonidos en música. Entonces toda tu vida empieza a convertirse en un ritmo".
Osho, Don't Bite My Finger, Look Where I'm Pointing, capítulo 16
 
 
 
 
Gibberish y soltarse
 
"Gibberish es liberarse de la mente activa, silencio para liberarse de la mente inactiva y soltarse para entrar en lo trascendental". Osho
 
 
Primera fase: Gibberish
Mientras permaneces sentado, cierra los ojos y empieza a emitir sonidos sin sentido, cualquier sonido o palabra siempre y cuando no tengan sentido. ¡Habla simplemente en un idioma que no conoces! Permítete expresar lo que necesita ser expresado dentro de ti. Sácalo todo. La mente piensa siempre a través de las palabras. El Gibberish ayuda a romper con este hábito de verbalización contínua. Sin suprimir tus pensamientos, los puedes sacar fuera. Permite igualmente que tu cuerpo se exprese.
 
 
Segunda fase: Ir hacia dentro
Depués de unos minutos de Gibberish viene un golpe de tambor, momento en el cual el Gibberish termina. La voz de Osho guía entonces al participante hacia un espacio de profundo silencio, quietud y relajamiento diciendo, por ejemplo, "permanece en silencio, cierra los ojos... el cuerpo no se mueve, siéntete cogelado. Ve hacia dentro, más y más profundamente, igual que una flecha. Penetra en todas las capas y alcanza el centro de tu existencia”.
 
 
Tercera fase: Soltarse
Después de otro golpe de tambor, y sin acomodarte, simplemete déjate caer "como un saco de arroz", de tal manera que yaces profundamente quieto y relajado en tu espalda y vas siendo guiado todavía más profundamente hacia una quietud silenciosa.
 
 
Cuarta fase: Retorno
Depués del golpe final de tambor, la voz de Osho te guía para que regreses a la posición sentado con el recordatorio de llevar el sabor de la presencia silenciosa que uno haya podido alcanzar a las actividades cotidianas.
 
To participate,
here’s a sample meditation (14 mins): click here
 
 
 
If you go to the Downloadable Osho Audiobooks page and follow the links to the Catalog page and select "Order Spoken: From Recent" you will find all the talks from "Live Zen" to "The Zen Manifesto: Freedom from Yourself" have guided Gibbersish and Let Go Meditations at the end.
 
“Remember, the first step of the meditation is Gibberish. Gibberish simply means throwing out your craziness, which is already there in the mind, piled up for centuries. As you throw it out you will find yourself becoming light, becoming more alive, just within two minutes.
 
You will be surprised that when Nivedano [the drummer] gives his second beat, to enter into silence, you enter into silence as deeply as you have never done before. Just those two minutes have cleaned the way. In fact in those two minutes, if you put your total energy ... the more you put into it, the deeper will be the following silence.
 
Any child can do Gibberish, it doesn´t need any training. From the very first moment you are almost trained. Gibberish needs no training, nor does laughter need any training. If you can do Gibberish you are cleansing your mind of all kinds of dust that goes on gathering. And as the mind becomes silent...there is nowhere to go other than inwards. All roads are forgotten; there remains a single one-way traffic.
 
Just for a day or two you may hesitate to go that much inside. Who knows whether you will be able to come back or not? It is a playful, joyful exercise. There is nothing to be worried about, you can go as deep as you want… not knowing Chinese but speaking Chinese, not knowing what they are saying but saying it very emphatically, not bothering at all who is listening.... Nobody is listening, so you can say anything you want, you are not going to offend anybody. There is nobody other than you. 
 
That will make you saner than you have ever been, because you throw so much garbage that you were holding. Do you think your gibberish is coming from the sky? You are carrying all that garbage, throw it! Just do it totally, enthusiastically. Don´t be bothered whether it is Arabic or Hebrew or Chinese; you are allowed to speak any language that you don´t know. Just avoid the language that you do know, because the language that you do know will not bring your nonsense out, it will be very grammatical. Meaning is not at all the requirement. Just for two minutes give an opportunity to your existence to be meaningless. And you will be immensely shocked to know that just within two minutes you become so light, so ready to enter into silence.”
Osho, The Miracle, Talk #2