Quantcast

About Meditation? ¿Qué es Vipassana?

¿Qué es Vipassana?

<< Back

Vipasana es algo tan sencillo, que incluso un niño pequeño puede hacerlo. De hecho, para un niño es mucho más fácil que para ti, porque su mente no está tan llena de basura; él aún está limpio e inocente…

Existen tres formas distintas de practicar Vipasana; puedes elegir la que te resulte mejor. La primera es: Pon atención a tus movimientos, tu cuerpo, tu mente, tu corazón. Caminando, debes caminar con atención. Al mover tu mano, muévela con atención, sabiendo perfectamente que estás moviendo la mano. Normalmente te mueves sin consciencia, de forma mecánica. Si estás paseando por la mañana, puedes pasear sin estar consciente de tus pies. Permanece atento a los movimientos de tu cuerpo. Al comer, permanece alerta a los movimientos necesarios para comer. Al ducharte, pon atención al frescor que te llega; el agua cae sobre ti y produce un gozo tremendo... Permanece alerta simplemente. Eso no tendría que seguir sucediendo en un estado de inconsciencia.

Y lo mismo ocurre con tu mente: Sé un observador de todo pensamiento que pase por la pantalla de tu mente. Sé un testigo de cada emoción que atraviese por la pantalla de tu corazón, no te involucres, no te identifiques con ello, no juzgues qué está bien y qué está mal; esto no hace parte de tu meditación. Tu meditación ha de ser una atención sin elección.

Y un día serás capaz de ver hasta los más sutiles cambios de humor: observarás cómo la tristeza te invade, de la misma forma que la noche invade poco a poco el mundo; serás capaz de ver cómo de pronto una pequeña cosa te hace muy feliz.

Sólo sé un testigo. No pienses, “ Estoy triste”. Simplemente observas “ Hay tristeza a mi alrededor, hay alegría a mi alrededor. Estoy confrontando una cierta emoción o un estado de humor”. Pero tú estás siempre muy lejos de ello: Eres un observador en la colina, y todo lo demás discurre en el valle. Esta es una de las formas en que se puede practicar Vipasana.

Y mi impresión es que para la mujer esta técnica es la más fácil, porque la mujer está más consciente de su cuerpo que el hombre. Su naturaleza es así simplemente. La mujer es más consciente de su apariencia, de sus movimientos, de cómo se sienta; siempre está consciente de su gracia. Y no se trata sólo de un condicionamiento, es algo natural y biológico.

La mujeres que han tenido varios hijos, pueden sentir, cuando están embarazadas, si llevan a un niño o a una niña en su vientre. Los niños juegan al fútbol, dan patadas aquí y allá, el niño se hace sentir…anuncia su presencia. Las niñas permanecen silenciosas y relajadas, no juegan al fútbol, no patalean, no se anuncian. Permanecen tan tranquilas y relajadas como sea posible.
Así que no es un asunto de condicionamiento, porque incluso en el vientre materno puede sentirse la diferencia entre hombre y mujer. El niño es nervioso, no se puede quedar sentado tranquilamente. Quiere hacerlo todo, quiere saberlo todo. La niña actúa de forma totalmente distinta…

La segunda forma trata de la respiración, de ser consciente de la respiración. Al inhalar, el vientre se hincha; al exhalar, el vientre vuelve a su posición original. Entonces,el segundo método consiste en tomar consciencia del movimiento de tu vientre subiendo y bajando... Y el vientre está muy cerca de la fuente de la vida, porque el niño esta unido a la vida de la madre a través del ombligo. Detrás del ombligo está su fuente de vida. Por tanto,cuando el vientre se eleva, es realmente la energía de la vida la que se eleva y desciende con cada respiración. Esto tampoco es difícil, puede que incluso sea más fácil, porque es una sola técnica.

En la primera forma tienes que tener consciencia de tu cuerpo, consciencia de tu mente, y consciencia de tus emociones y estados de humor. Tiene por tanto tres pasos. La segunda forma tiene un solo paso: tomar consciencia del vientre, de su movimiento de expansión y contracción. El resultado es el mismo. A medida que te haces más consciente de tu vientre, la mente se hace más silenciosa, el corazón se vuelve más silencioso, tus estados de humor desaparecen.

Y la tercera forma es tomar consciencia de la respiración a la entrada, cuando la respiración penetra en tus fosas nasales. Siéntelo en ese extremo- en la polaridad opuesta al vientre- siéntelo en la nariz. Al entrar, la respiración da un cierto frescor a tus fosas nasales. Luego sale la respiración... entra la respiración, sale la respiración…

Existe también esta posibilidad. Es más fácil para los hombres que para las mujeres. La mujer es más consciente de su vientre. La mayoría de los hombres ni siquieran respiran con suficiente profundidad como para llegar al vientre. Su pecho se expande y se contrae, pues en el mundo prevalece una forma de atletismo equivocada. Ciertamente, la forma del cuerpo es más hermosa si su pecho es grande y su vientre prácticamente innexistente.
El hombre ha escogido respirar sólo hasta el pecho, por ello su pecho se expande más y más mientras que el vientre se encoge. Esto le da una aparencia más atlética. En todo el mundo, excepto en Japón, los entrenadores y los atletas insisten en respirar llenando los pulmones, expandiendo el pecho y metiendo el vientre. El ideal es el del león cuyo pecho es enorme y su estómago muy pequeño. Sé como un león; ha sido la regla de los gimnastas, atletas y de todos los hombres que trabajan con el cuerpo.

Sólo Japón es una excepción en la creencia de que el pecho ha de ser muy ancho y el vientre casi inexistente. Se necesita cierta disciplina para mantener el vientre hacia dentro, no es natural. Japón ha escogido el camino natural. Te sorprenderás si ves una estatua de Buda japonesa. De esta manera puedes reconocer inmediatamente si una estatua de Buda proviene de Japón o de India. Las estatuas indias de Buda tienen un cuerpo muy atlético: el estómago es muy pequeño y el pecho muy ancho. Pero el Buda japonés es totalmente diferente; su pecho es muy pequeño, porque él respira con su vientre, y éste es muy grande. Su aspecto no es muy elegante porque la idea que impera en el mundo es justo lo contrario, y es muy antigua…Pero respirar por el estómago es más natural, más relajado.

En la noche ocurre cuando duermes: no respiras desde el pecho; respiras desde el vientre. Por eso la noche es una experiencia tan relajante. Después de haber dormido, por la mañana te sientes fresco, joven, porque durante toda la noche has estado respirando de forma natural…¡Estabas en Japón!

Estos son los dos puntos: Si respirar con el estómago y estar atento a su movimiento de expansión y contracción te da miedo porque destruyes tu figura atlética...los hombres pueden estar más interesados en la forma atlética. Entonces es mejor para ellos que pongan su atención cerca de las fosas nasales, en donde entra la respiración. Observa, y cuando salga la respìración, observa.

Estas son las tres formas. Puedes practicar cualquiera de ellas. Y si quieres practicar dos al mismo tiempo, también puedes hacerlo, entonces tu esfuerzo será más intenso. Si quieres utilizar las tres formas al mismo tiempo, también puedes. Entonces el proceso será más rápido. Pero todo depende de ti, de lo que te resulte más fácil.
Recuerda: lo fácil es lo correcto.

A medida que la meditación se asienta en ti, la mente se vuelve más silenciosa, tu personalidad desaparece. Estarás presente, pero el sentimiento de tu “Yo” habrá desaparecido. Entonces se abrirán las puertas. Sólo espera con amor, con apertura en tu corazón este gran momento, el momento más grande de la vida de nadie...la iluminación.

Llegará... llega con seguridad. Nunca se ha retrasado un sólo instante. Una vez que estás en la sintonía adecuada, explota en tu interior súbitamente, te transforma. El hombre viejo muere y resurge un nuevo hombre.

El gran Jefe Toro Sentado llevaba estreñido muchas lunas. Entonces envía a su piel roja favorito al médico blanco a pedir ayuda. El médico blanco da al piel roja tres píldoras para el Jefe, y le pide que vuelva al dia siguiente con el resultado.
A la mañana siguiente el indio vuelve con el mensaje, “Gran Jefe no caca”. Entonces el médico blanco le da una dosis doble.
El piel roja vuelve al dia siguiente con el mensaje “Gran Jefe no caca”. Una vez más el médico le aconseja duplicar la dosis.
De nuevo regresa con el mismo mensaje. La situación se extiende por una semana, hasta que finalmente el médico blanco aconseja al indio dar a Toro Sentado la caja entera.
A la mañana siguiente el indio vuelve con una expresión de enorme tristeza en su cara. ¿Qué ocurre le pregunta el médico?. El pequeño indio le mira con lágrimas en los ojos y dice: “¡Gran Caca, no Jefe!

Un dia te ocurrirá a ti, y será un gran momento.A eso le llamo el momento adecuado.


Osho: The New Dawn , capítulo 16

<< Back