Quantcast

OSHO Times Body Dharma ¡Simplemete cierra la boca!

¡Simplemete cierra la boca!

La boca es algo realmente muy, muy significativo, porque es ahí donde se inició la primera actividad, donde tus labios iniciaron la primera actividad. Alrededor del área de la boca está el comienzo de toda actividad : inhalaste, lloraste, empezaste a buscar el seno materno. Y tu boca se mantiene siempre en una actividad frenética.

Cuando te sientas a meditar, cuando quieres estar en silencio, primero hay que cerrar la boca completamente. Si cierras la boca completamente, tu lengua tocará el paladar de tu boca ; los dos labios estarán completamente cerrados y la lengua tocará el paladar. Ciérrala completamente, pero eso puede hacerse solamente si haces lo que te he estado diciendo, no antes.

Puedes hacerlo; cerrar la boca no implica un esfuerzo muy grande. Puedes sentarte como una estatua, con la boca completamente cerrada, pero eso no detendrá la actividad. En lo más profundo el pensamiento continuará, y si el pensamiento continúa puedes sentir sutiles vibraciones en los labios. Otros no podrán observarlo porque son muy sutiles, pero si estás pensando tus labios tiemblan un poco; un temblor muy sutil.

Cuando te relajas realmente, ese temblor se detiene. No estás hablando, no hay actividad alguna dentro de ti. Y entonces, no piensas.

¿Qué es lo que harás? Los pensamientos vienen y van. Deja que vengan y vayan; ese no es el problema. No te involucres; permanece distante, separado. Simplemente obsérvalos viniendo y yendo; no son asunto tuyo. Cierra la boca y permanece en silencio. Poco a poco, los pensamientos se detendrán automáticamente. Necesitan de tu cooperación para estar ahí. Si cooperas, estarán ahí; si te peleas, entonces también estarán ahí, porque ambos implican cooperación: uno en pro, el otro en contra. Ambos son actividad en cierto modo. Simplemente observa.

Pero cerrar la boca resulta de mucha ayuda. Así que, primero, dado que he estado observando a muchas personas, te sugeriré que antes bosteces. Abre tu boca tanto como te sea posible, tensa tu boca tanto como te sea posible y bosteza completamente; aún si empieza a dolerte. Haz esto dos o tres veces. Esto ayudará a que la boca permanezca cerrada durante más tiempo. Y luego, durante dos o tres minutos, haz gibberish, sin sentido, fuertemente. Cualquier cosa que venga a la mente, dila fuertemente y disfrútala. Después cierra la boca.

Es más fácil moverse desde el extremo opuesto. Si quieres relajar tu mano, es mejor ponerla primero tan tensa como sea posible. Aprieta el puño y deja que esté tan tenso como sea posible. Haz justamente lo opuesto y luego relájalo; entonces alcanzarás una relajación más profunda del sistema nervioso. Haz gestos, caras, movimientos de la cara y distorsiones. Bosteza, di cosas sin sentido durante dos o tres minutos y luego cierra la boca.

Esta tension te dará una posibilidad más profunda de relajar los labios y la boca. Cierra la boca y luego sólo sé un observador. Pronto un silencio descenderá sobre ti.

Sé pasivo… así como cuando te sientas al lado de un río y el río fluye, y tú simplemente observas. No hay impaciencia, no hay urgencia, no hay emergencia. Nadie te está forzando. Aunque te lo pierdas, no hay nada perdido. Tú simplemente observa, simplemente mira. Aún la palabra observar no es buena, porque la palabra observar en sí da un sentimiento de estar activo. Tú simplemente miras, sin tener nada que hacer. Tú simplemente te sientas a la orilla del río, miras, y el río fluye. O, miras pasivamente el cielo y las nubes flotan.

Esta pasividad es muy, muy esencial; esto se debe entender, porque tu obsesión por la actividad puede convertirse en impaciencia, puede convertirse en una espera activa. Entonces te pierdes todo el asunto; entonces la actividad ha entrado nuevamente por la puerta trasera. Sé un observador pasivo.

Esta pasividad vaciará tu mente automáticamente. Ondas de actividad, ondas de energía de la mente, poco a poco amainarán, y toda la superficie de tu conciencia estará sin ninguna ola, sin ninguna onda. Se convertirá en un espejo silencioso.
 


 


Osho, Tantra: La Sabiduría Suprema , charla #4. 

Para continuar leyendo, en inglés:  h az click aquí.