Quantcast

OSHO Times Body Dharma Este cuerpo mismo, el Buda: Sí, tú.

Este cuerpo mismo, el Buda: Sí, tú.

Si todo está bien [en tu cuerpo] llegas a estar completamente inconsciente de él, y realmente ése es el mejor momento para establecer contacto – cuando todo está bien – porque cuando algo anda mal entonces el contacto se establece desde la enfermedad, con algo que anda mal cuando desaparece el bienestar. Ahora mismo tienes una cabeza. Entonces viene la jaqueca y estableces contacto.

Hemos perdido casi del todo esa capacidad. Intenta establecer contacto con tu cuerpo cuando todo está bien.
Tírate en el pasto simplemente, con ojos cerrados y siente la sensación interior, el bienestar que burbujea dentro. Acuéstate a la orilla del un río. El agua toca el cuerpo y cada célula se refresca. Siente internamente cómo entra la frescura, célula por célula, y va a lo profundo del cuerpo. El cuerpo es un gran fenómeno,uno de los milagros de la naturaleza.

Siéntate en el sol. Deja que los rayos de sol penetren tu cuerpo. Siente el calor moverse internamente, siente cómo profundiza al tocar tus células sanguíneas y alcanzar tus huesos. El sol es la vida, es su fuente. Entonces con los ojos cerrados siente lo que sucede. Permanece alerta, mira y goza.

Poco a poco te percatarás de una armonía muy sutil, de una música muy bella que suena continuamente en tu interior. Entonces entras en contacto con el cuerpo, porque de otra manera cargas un peso muerto.

Tu cuerpo se puede usar como mecanismo; en ese caso no necesitas ser sensible al respecto. El cuerpo está diciendo muchas cosas que no escuchas nunca porque no tienes contacto. Intenta ser más y más sensible con tu cuerpo. Escúchalo; está diciendo muchas cosas y como estás tan centrado en la cabeza, no lo escuchas.

Cuando hay conflicto entre tu mente y tu cuerpo, tu cuerpo casi siempre va a tener la razón sobre tu mente, porque el cuerpo es natural, tu mente ha sido condicionada socialmente. El cuerpo pertenece a esta vasta naturaleza, y tu mente pertenece a la sociedad, a la sociedad particular de tu tiempo. El cuerpo tiene raíces profundas en la existencia y la mente está simplemente vacilando en la superficie. Sin embargo, siempre escuchas a la mente, nunca escuchas al cuerpo y debido a este viejo hábito has perdido el contacto con él

Todo el cuerpo vibra en torno al centro del corazón de la misma manera que el sistema solar gira en torno al sol. Tú entraste a la vida cuando el corazón empezó a latir, morirás cuando el corazón deje de latir. El corazón permanece como el centro solar de tu cuerpo. ¡Mantente alerta a él! Sólo estarás alerta en la medida en que estés atento al cuerpo entero.

 

Osho, Vedanta: Seven Steps to Samadhi, charla #12

Para continuar con la lectura, en inglés, haz click aquí.