Quantcast

OSHO Times Body Dharma Si quieres lucir esbelto, mira adentro

Si quieres lucir esbelto, mira adentro

¿Por qué no puedo parar de comer? Pero, ésta no es la cuestión; hay algo detrás, algo más. Suena ridículo…

No, no juzgues. Si lo llamas ridículo, ya lo has condenado, y esto puede ser parte del problema. Esta no es la forma de resolver un problema. No des nombre a las cosas; intenta comprenderlas.

Si una persona come demasiado, es síntoma de que algo se mueve interiormente.

La comida es siempre un sustituto del amor. La gente que no ama, que de alguna forma carece de una vida sentimental, comienza a comer más; es un sustituto del amor.
 

Cuando un niño nace, su primer alimento y su primer amor es lo mismo: la madre. Así que hay una profunda asociación entre la comida y el amor; de hecho la comida es lo primero y luego sigue el amor. Primero el bebé se alimenta de la madre; y poco a poco se da cuenta de que su madre no es solo alimento; también lo ama. Pero, obviamente, se necesita para eso un cierto crecimiento. El primer día el bebé no puede comprender el amor. Entiende el lenguaje de la comida, el lenguaje primitivo, natural de todos los animales. El bebé nace con hambre, la comida es una necesidad inmediata. El amor no será necesario hasta bastante después; no es una emergencia en absoluto. Uno puede vivir sin amor toda su vida, pero no puede vivir sin comida; ése es el problema.

Así que el bebé se hace consciente de la asociación entre amor y comida. Poco a poco empieza a darse cuenta de que cuando su madre está muy amorosa, le da el pecho de forma diferente. Cuando no está amorosa, sino enfadada, triste, le da el pecho con mucha reticencia, o no se lo da en absoluto. Así que el bebé se da cuenta de que cuando su madre es amorosa, de que cuando hay comida, hay amor. Cuando no hay comida el bebe siente que no hay amor y viceversa. Esto está en el inconsciente.

De alguna manera echas a faltar una vida de amor, así que comes más; eso es un sustituto. Te llenas de comida y no dejas espacio adentro. Por tanto,no es una cuestión de amor porque no queda espacio. Y con la comida las cosas son sencillas, porque la comida está muerta. Puedes seguir comiendo tanto como quieras; la comida no puede decir no. Si dejas de comer, la comida no puede decir que la estás ofendiendo. Uno es siempre el maestro con la comida.

Pero, con el amor dejas de ser el maestro. Otro ser entra en tu vida, una dependencia entra en tu vida. Dejas de ser independiente, y ahí está el miedo.

El ego quiere ser independiente, y el ego no te permitirá amar; solo te permitirá comer más. Si quieres amar entonces el ego se tiene que abandonar.
 

No es una cuestión de comida; la comida es sólo un síntoma. Así que no te hablaré de comida o de dietas, o de hacer algo. Porque esto no te va a ayudar, no tendrás éxito. Puedes probar de mil formas diferentes; eso no te ayudará. En lugar de esto, te diré que te olvides de la comida, sigue comiendo tanto como quieras.

Comienza una vida de amor, enamórate, encuentra a alguien a quien puedas amar, e inmediatamente verás como dejas de comer tanto.
 

¿Lo has observado? Si eres feliz no comes tanto. Si estás triste comes mucho. Las personas piensan que cuando están felices comen mucho, pero esto es una gran tontería. Una persona feliz se siente tan satisfecha que no siente espacio en su interior. Un hombre infeliz se llena continuamente de comida.

Así que no tocaré en absoluto lo de la comida... y tú continúa como estás, pero búscate un amante.

Osho, Above All, Don’t Wobble, charla #12
 
Para continuar con la lectura, en inglés,  haz click aquí.