Quantcast

OSHO Times Emotional Ecology Fraternizar con los sentimientos

Fraternizar con los sentimientos

Osho:
Existe de alguna forma ese miedo que me hace sentir cerrado, duro y triste, desesperado y enojado, y sin esperanza. Parece ser tan sutil que ni siquiera entro en contacto con él. ¿Cómo podría  verlo más claramente?

El único problema con la tristeza, la desesperación, el enojo, la desesperanza, la ansiedad, la angustia, la aflicción, es que te quieres deshacer de ellos. Ésa es la única barrera.

Tendrás que vivir con ellos. No puedes simplemente escapar. Son precisamente las situaciones  que la vida tiene para integrarse y crecer. Son los desafíos de la vida. Acéptalos. Son bendiciones ocultas. Si quieres escapar de ellos, si de alguna manera te quieres librar de ellos, entonces surge un problema, porque si te quieres librar de algo, nunca lo miras directamente y entonces eso mismo empieza a esconderse porque lo estás condenando. Entonces eso va cada vez más profundo dentro del inconsciente, se esconde en el rincón más oscuro de tu ser, en donde no puedes encontrarlo. Se dirige hacia el sótano de tu ser y se esconde ahí. Y, por supuesto, mientras más profundo va, más problemas causa, porque entonces comienza a funcionar desde rincones desconocidos de tu ser y tú estás completamente indefenso.

Así que esto es lo primero: nunca reprimas. Lo primero es: Acéptalo y deja que llegue, deja que llegue frente a ti. De hecho, simplemente el decir 'no lo reprimas' no es suficiente. Si me lo permites, me gustaría decir, 'Házte su amigo.”

¿Sientes tristeza? Fraterniza con ella. Ten compasión de ella. La tristeza también tiene su ser. Permítela, abrázala; siéntate con ella, dále la mano. Fraterniza. Enamórate de ella. ¡La tristeza es hermosa! No hay nada malo en ella. ¿Quién te dijo que es malo estar triste? De hecho, solamente la tristeza te da profundidad. La risa es superficial; la alegría está al nivel de la piel. La tristeza llega hasta los huesos, a la médula. Nada llega tan profundo como la tristeza.

Así que no te preocupes. Quédate con la tristeza y ella te llavará hasta lo más profundo de tu ser. Puedes pasear con ella y podrás conocer algunas cosas sobre tu ser que nunca antes habías conocido. Esas cosas sólo pueden ser reveladas estando triste, nunca pueden ser reveladas en la alegría. La oscuridad también es buena y también es divina.

La persona que puede estar pacientemente triste, de repente se encuentra con que una mañana la felicidad está surgiendo en su corazón desde una fuente desconocida. Esa fuente desconocida es la existencia. Te lo has ganado si has estado realmente triste, si has estado realmente desesperanzado, desesperado, infeliz, afligido, si has vivido en el infierno, te has ganado el cielo. Has pagado el precio.

Confronta la vida. Encuentra la vida. Habrá momentos difíciles, pero un día verás que esos momentos difíciles te han dado fuerza porque has salido a su encuentro. Así tenía que ser. Esos momentos difíciles son árduos cuando estás pasando por ellos, pero más tarde te darás cuenta que te han vuelto más integrado. Sin ellos nunca podrías haber estado centrado, con los pies en la tierra.

Permite que la expresión sea una de las reglas más importantes de tu vida. Aunque tengas que sufrir por ello, sufre. Nunca serás un perdedor. Ese sufrimiento te hará cada vez más capaz de gozar de la vida, de regocijarte con la vida.

 

Osho, The Art of Dying, charla #10

 

Para continuar con la lectura, en inglés,  haz click aquí.