Quantcast

OSHO Times Emotional Ecology El miedo a la muerte implica una vida que se vive parcialmente

El miedo a la muerte implica una vida que se vive parcialmente

A menudo surge el miedo a la muerte, con intensidad y fuerza, y el miedo de tener que dejar toda esta belleza, esta amistad y amor. ¿Cómo es posible relajarse frente a esta certeza de la muerte?

Primero, únicamente es posible relajarse cuando la muerte es una certeza. Relajarse es difícil cuando las cosas son inciertas. Si supieras que vas a morir hoy, todo el miedo a la muerte desaparecerá. ¿Qué caso tiene desperdiciar tiempo? Tienes un día para vivir: vive tan intenso como sea posible, vive tan totalmente como sea possible.

Puede que la muerte no llegue. La muerte no puede llegar para las personas que viven muy intensamente y muy totalmente. E incluso si llega, esas personas que han vivido totalmente le dan la bienvenida porque que es un gran alivio. Están cansados de vivir; vivieron tan totalmente y tan intensamente... así que la muerte llega como un amigo. Tal y como después de un día de trabajo duro llega la noche como una gran relajación, como un hermoso sueño, así mismo llega la muerte después de la vida. La muerte no tiene nada feo; no puedes encontrar algo más limpio.

Si el miedo a la muerte entra, eso quiere decir que hay unas cuantas lagunas que no se han llenado al vivir. Así que esos miedos a la muerte son muy indicativos y provechosos. Te muestran que tu danza tiene que ir un poco más rápido, que tienes que quemar la antorcha de tu vida por ambos extremos al mismo tiempo.

Baila tan rápido que el bailarín desaparezca y sólo quede la danza.

Entonces no es posible que ningún miedo a la muerte te visite.

“Y el miedo de tener que dejar toda esta belleza, esta amistad y amor...” Si estás totalmente aquí y ahora, ¿a quién le importa el mañana? El mañana se encargará de sí mismo. Jesús está en lo cierto cuando le reza a Dios: '“Señor, dame el pan de cada día'.” Ni siquiera está pidiendo para mañana, tan sólo hoy es suficiente en sí mismo.

Tienes que aprender que cada momento tiene una conclusión.

El miedo de tener que dejarlo todo llega sólo porque no estás viviendo completamente en el momento; de otro modo no hay tiempo, y no hay mente, y no hay espacio.

Una vez le preguntaron a un comerciante: '“¿Cuántos años tienes?'.”

Él dijo: '“Trescientos sesenta años'.”

El hombre no podía creerlo. Dijo: '“Por favor, repítelo. Quizá no he oído bien'.”

El comerciante gritó y dijo: '“¡Trescientos sesenta años!”'.

El hombre dijo: '“Perdóname pero no puedo creerlo. ¡No pareces tener más de sesenta!”'.

El comerciante dijo: '“También estás en lo cierto. En lo que al calendario concierne tengo sesenta. Pero en lo que a mi vida concierne he vivido seis veces más que cualquiera. En sesenta años he logrado vivir trescientos sesenta años'.”

Depende de la intensidad.

Hay dos caminos en la vida.

Uno es el camino del búfalo. Vive horizontalmente, en una sola línea.

El otro camino es el de un buda. Vive verticalmente, en altura y profundidad. Entonces cada momento puede convertirse en una eternidad.

No desperdicies tu tiempo en trivialidades, pero vive, canta, baila, ama tan total y desbordadamente como seas capaz. Ningun miedo interferirá y no te preocuparás por lo que va a suceder mañana. Hoy es suficiente en sí mismo. Vivido, estará lleno... no deja ningún espacio para pensar en nada más. En la vida no vivida... llegan las preocupaciones y los miedos.

Simplemente vive, ama, y haz de cada momento un profundo éxtasis. Todos los miedos pueden desaparecer.

 

Osho,The Golden Future, charla #25

 

Para continuar con la lectura, en inglés, haz click aquí.