Quantcast

OSHO Times Emotional Ecology La vida no es una clase de filosofía

La vida no es una clase de filosofía

La resolución de tus problemas implica darte una respuesta que te satisfaga intelectualmente; y disolver tu problema es darte un método que te haga consciente de que no existe ningún problema: todos los problemas son nuestras propias creaciones y no hay necesidad de ninguna respuesta.

La conciencia iluminada no tiene respuesta.

Su belleza consiste en que no tiene preguntas.

Todas sus preguntas se han disuelto, han desaparecido. La gente piensa de otra manera: piensa que el hombre iluminado debe tener la respuesta para todo. La realidad es que él no tiene ninguna respuesta en absoluto. No tiene preguntas. Sin preguntas ¿cómo puede tener alguna respuesta?

Gertrude Stein, una gran poeta, estaba muriendo rodeada de sus amigos cuando abrió repentinamente los ojos y preguntó, “¿Cuál es la respuesta?”.

Alguien dijo: “Pero si no sabemos la pregunta, ¿cómo podemos saber la respuesta?”.

Ella abrió sus ojos por última vez y dijo: “Está bien, entonces ¿cuál es la pregunta?”, y murió. Unas últimas palabras bastante extrañas.

Es muy hermoso descubrir las últimas palabras de los poetas, pintores, bailarines, cantantes. Hay algo enormemente significativo en ellas.

¿Primero ella preguntó: “¿Cuál es la respuesta?”... como si la pregunta no pudiera ser diferente para seres humanos diferentes. La pregunta debe ser la misma; no hay necesidad de articularla. Y ella tenía prisa, así que más que pasar por el canal adecuado — haciendo la pregunta y después escuchando la respuesta — ella simplemente preguntó: “¿Cuál es la respuesta?”.

Pero la gente no entiende que todo ser humano está en la misma posición: La misma pregunta es la pregunta de todos. Así que una persona estúpida preguntó: “¿Pero cómo podemos contestar si no sabemos la pregunta?”.

Parece lógico, pero no lo es: es simplemente estúpido; y a una persona que está muriendo…. Pero la pobre mujer abrió los ojos una vez más. Ella dijo: “Está bien, ¿cuál es la pregunta?”. Y luego hubo silencio.

Nadie sabe la pregunta, nadie sabe la respuesta. De hecho no hay pregunta y no hay respuesta; solamente existe una manera de vivir en la confusión, en la mente. Entonces hay millones de preguntas y millones de respuestas, y cada respuesta trae cientos de preguntas, y esto no tiene fin.

Pero hay otra forma de vida: el vivir en conciencia; y no hay respuesta ni pregunta.

Si yo hubiera estado presente cuando Gertrude Stein estaba muriendo le habría dicho: “Éste no es el momento de preocuparse por preguntas y respuestas. Recuerda que no hay pregunta y no hay respuesta: la existencia es absolutamente silenciosa en cuanto a preguntas y respuestas. No es una clase de filosofía. Muere sin ninguna pregunta y sin ninguna respuesta; muere simplemente en silencio, consciente, en paz'.

 

Osho, The Path of the Mystic, charla #43

 

Para continuar con la lectura, en inglés,   haz click aquí.