Quantcast

OSHO Times The Other: Myself La inhumanidad del hombre

La inhumanidad del hombre

¿Por qué nos comportamos tan mal entre nosotros? ¿Es todo condicionamiento, o hay algo en el ser humano que lo lleva a extraviarse?

Es ambas cosas.

Primero, hay algo en el hombre que lo lleva a extraviarse. Segundo, hay gente cuyo interés es llevar al ser humano a extraviarse. Las dos cosas juntas, crean un ser humano falso, un farsante. Su corazón ansía amor, pero su mente condicionada le impide amar.

Este es el problema. El niño nace con un corazón que ansía amor, pero también nace con un cerebro que puede ser condicionado.

La sociedad tiene que condicionarle en contra del corazón, porque el corazón se rebelará siempre contra la sociedad, seguirá siempre su propio camino.
 

No se le puede convertir en un soldado. Puede convertirse en un poeta, en un cantante, en un bailarín, pero nunca en un soldado.

Puede sufrir por su individualidad, puede morir por su individualidad y su libertad, pero no se le puede esclavizar. Esta es la naturaleza del corazón. Pero la mente... El niño nace con un cerebro vacío, simplemente un mecanismo, que puedes organizar como quieras. Aprenderá el lenguaje que le enseñes, aprenderá la religión que le enseñes, aprenderá la moralidad que le enseñes. Es simplemente un ordenador; tú sólo lo alimentas con información. Y cada sociedad se encarga de fortalecer la mente cada vez más, de forma que si hay algún conflicto entre la mente y el corazón, la mente vencerá. Pero cada victoria de la mente sobre el corazón trae miseria. Es una victoria sobre tu naturaleza, sobre tu ser, sobre ti. Y son ellos los que han cultivado tu mente para que sirva a sus propósitos.

Así que la mente está vacía, es un cerebro; puedes poner en ella cualquier cosa. Y en veinticinco años de educación puedes hacerla tan fuerte que olvidas tu corazón; siempre te sentirás desgraciado. La desgracia está en que sólo tu corazón puede darte gozo, sólo puede darte felicidad, sólo puede hacerte bailar.

La mente sabe de aritmética, pero no puede cantar una canción. Estas no son simplemente las capacidades de la mente. Luego, quedas dividido entre tu verdadera naturaleza, que es tu corazón, y la sociedad, que está en tu mente. Y ciertamente naces, todo el mundo nace con estos dos centros. Esa es la dificultad.
 

Y un centro está vacío. Una sociedad mejor se regiría por el corazón, serviría al corazón. Será entonces una gran vida, llena de alegrías. Pero hasta ahora hemos vivido en una sociedad fea, de ideas podridas. Se ha utilizado la mente. Y esa vulnerabilidad existe; la mente puede ser utilizada.

Hoy en día los comunistas la utilizan de una forma, los fascistas la utilizaron en Alemania de otra, y todas las religiones la están utilizando de formas diferentes. Pero esta vulnerabilidad está en cada individuo: naces con una mente vacía. De hecho, es una bendición de la existencia; pero mal utilizada, explotada. Se te ha dado vacía para que la hagas perfectamente subsidiaria de tu corazón, de tus anhelos, de tu potencial. No hay nada malo en ello. Pero los intereses creados de todo el mundo han encontrado una hermosa oportunidad para ellos: utilizar la mente en contra del corazón. Luego tú permaneces en la miseria mientras que ellos te explotan de la forma que quieren.

Es por eso que el mundo es miserable.

Todo el mundo quiere ser amado, todos quieren amar, pero la mente es una barrera tan grande que ni te permite amar, ni te permite ser amado. En ambos casos la mente se cruza y empieza a distorsionarlo todo.
 

E incluso, si por casualidad encuentras una persona por la que sientes amor y ella siente amor por ti, vuestras mentes no se van a tranquilizar. Han sido entrenadas por sistemas diferentes, religiones diferentes, sociedades diferentes.

La felicidad es un derecho de nacimiento para todos, pero desgraciadamente la sociedad, la gente con la que hemos estado viviendo, los que nos han traído al mundo, no han pensado en absoluto en esto. Simplemente han estado reproduciendo seres humanos como animales, o incluso peor porque al menos los animales no están condicionados. Este proceso de condicionamiento se tendría que cambiar completamente. La mente se tendría que educar para servir al corazón.

La lógica tendría que servir al amor. Y entonces la vida se puede convertir en un festival de luces.
 
Osho, Beyond Psychology, charla #43
 
Para continuar con la lectura, en inglés,  haz click aquí.