Quantcast

Featured Books Life Love Laughter AMOR

AMOR

¡Oh, sadhu! Mi tierra es una tierra sin pesar.

El amor no conoce pesar alguno. Si aún sufres, no conoces el amor. El amor no conoce ni tristeza ni pesar. ¿Cómo puede el amor saber de tristezas? Es imposible porque es trascender vida y muerte; ambos. Es ir más allá de la vida y de la muerte, de ambos. Es la pausa entre dos notas. Es superior a la vida, es superior a la muerte... ¿cómo puede haber pues tristeza alguna? Y es una pausa, un silencio... ¿cómo puede haber tristeza en ello?

¡Oh, sadhu! Mi tierra es una tierra sin pesar.
Se lo grito bien alto a todos, al rey y al mendigo,
al emperador y al faquir:
Deja que todos los que buscan cobijo en lo más alto,
vengan y se queden en mis tierras...

Y Kabir dice: 'Ven a la tierra del amor. Deja de luchar por doctrinas, por normas. No continúes discutiendo por nimiedades, no desperdicies el tiempo. Yo he llegado y digo a todos bien alto, a reyes y a mendigos, a emperadores y a faquires: ¡Venid a mi tierra!'

... He llegado a un país en el que no hay pesar alguno. ¿Por qué seguís desperdiciando el tiempo en abstracciones y teorías y filosofías? ¡Venid! Deja que todos [...] vengan y se queden en mis tierras.

Deja que el fatigado venga y deje aquí su carga.

Solamente el amor puede ser el descanso, sólo el amor es el cobijo. Si lo tienes todo excepto el amor, sólo habrás obtenido nuevas tensiones; nada más... y nuevas cargas. Y esas cargas son pesadas.
Jesús dice: 'Que vengan a mí aquellos que sufren pesadas cargas. Mi carga es ligera. Venid a mí, descansad en mí...'

Deja que el fatigado venga y deje aquí su carga.

Las cargas tan sólo desaparecen en el amor. Porque ¿cuál es realmente la carga fundamental? La carga fundamental es la del ego: 'Yo' soy. Ésta es la carga básica. Todas las demás se acumulan sobre ella. Ésta es el buje: 'Yo' soy. A partir de ahí vas apilando más y más cargas. Has de destruir el centro. El amor te convierte en una nada, el amor te hace despegar del suelo, el amor destruye tu ego por completo, lo aniquila, acaba contigo y te proporciona una nueva vida, una vida sin ego, una vida simple, una vida para que la vivas. Te conviertes en un bambú hueco... y su música empieza a fluir a través de ti. No lo obstaculices, porque no estás aquí para estorbarlo. Si 'tú' eres, 'tú' eres el obstáculo.