Quantcast

Featured Books The Book of Women SIN LIBERTAD EL AMOR SE MUERE (2ª parte)

SIN LIBERTAD EL AMOR SE MUERE (2ª parte)

SIN LIBERTAD EL AMOR SE MUERE (2ª parte)

He visto personas leyendo novelas con lágrimas en los ojos, porque en las novelas las cosas son ¡tan trágicas! Es una buena idea que en los cines se esté a oscuras, porque así todos pueden disfrutar de la película, pueden reír, llorar, estar tristes o estar felices. De haber luz, sería más difícil ¿qué pensarían los demás? Saben perfectamente que no hay nadie detrás de la pantalla, que está vacía, que es sólo la proyección de una película. Pero lo olvidan completamente. Lo mismo ocurre con nuestras vidas. Muchas cosas que simplemente se han de tomar humorísticamente, se toman tan seriamente, y de esta seriedad empiezan todos nuestros problemas.

En primer lugar, ¿por qué tienes que casarte? Parte de tus derechos básicos es el amar a alguien y vivir con él. Puedes vivir con alguien, puedes amar a alguien. El matrimonio no se hace en el cielo, se hace aquí con la ayuda de los oficiosos curas. Si quieres jugar el juego de la sociedad y no quieres quedarte solo y desconectado, deja claro con tu esposa o con tu marido, que este matrimonio es sólo un juego: 'Nunca lo tomes seriamente. Seguiré tan independiente como lo era antes del matrimonio. Y tú seguirás tan independiente como lo eras antes del matrimonio.

Nunca intervendré en tu vida como tú tampoco en la mía; viviremos como dos amigos compartiendo nuestras alegrías, compartiendo nuestra libertad, pero no siendo una carga mutua; y en cualquier momento que sintamos que la primavera se ha ido, que la luna de miel se terminó, seremos lo suficientemente honestos como para no seguir pretendiendo esconderlo, sino que nos diremos que nos amamos mucho y que estaremos agradecidos el uno al otro para siempre, y que los recuerdos de ese amor los mantendremos en la memoria, en nuestros sueños dorados, pero que la primavera se terminó. Nuestros caminos han llegado a un punto donde debemos separamos pese al dolor que sintamos, porque el vivir juntos ahora no significa que nos amemos. Si te amo, te dejaré en el momento en que vea que el amor se ha convertido en un tormento para ti. Y, si tú me amas, me dejarás cuando veas que tu amor está creándome una prisión”.