Quantcast

Featured Books The Book of Women El miedo a la intimidad...(2ª parte)

El miedo a la intimidad...(2ª parte)

Enfocado científicamente, el sexo no debiera ser tomado tan en serio y se podría invitar a unos amigos para darle a la mujer la posibilidad de experimentar todo el espectro de sus posibilidades orgásmicas, o bien habría que usar un vibrador científicamente concebido. Pero en ambos casos hay problemas. Si usas vibradores, ellos pueden darle a la mujer todos los orgasmos que sea capaz de sentir; pero una vez que la mujer lo ha conocido..... el órgano masculino le parecerá tan poca cosa que podría llegar a elegir un instrumento científico, un 'vibrador”, en lugar de un amante. Y si permitieras que algunos amigos se uniesen a vosotros, se convertiría en un escándalo social; te estás entregando a una orgía.

Así es que el hombre encontró una fórmula más simple y es que la mujer no debe moverse mientras él le hace el amor; debe quedarse casi tan quieta como un cadáver. Y la eyaculación del hombre es rápida, dos minutos, a lo sumo tres; para entonces la mujer ni siquiera se ha dado cuenta de lo que se ha perdido. Con respecto a la reproducción biológica, el orgasmo no es una necesidad. Pero en lo que concierne al crecimiento espiritual, el orgasmo es una necesidad.

Se me ha preguntado, una y otra vez, por qué muy pocas mujeres se iluminaron. Entre otras, la razón más importante es que nunca han probado el sabor de un orgasmo. La ventana al amplio cielo nunca se abrió. Vivieron, engendraron niños y murieron.