Quantcast

Osho Books I Have Loved Libros que he Amado

Libros que he Amado

En sexto lugar: Olvidé también el Rubayata. Salen lágrimas de mis ojos. Puedo disculparme por olvidar todo lo demás pero no por el Rubayata. Omar Khayyam... sólo puedo llorar, sollozar. Sólo puedo disculparme con mis lágrimas, las palabras no bastan. El Rubayata es uno de los libros más incomprendidos y también uno de los más ampliamente leídos en el mundo. Ha sido entendida su traducción, no se ha comprendido en su espíritu. El traductor no pudo traspasarle el espíritu. El Rubayata es simbólico, y el traductor era un inglés muy correcto, lo que en Estados Unidos llamarían un 'cuadrado', para nada actualizado. Para entender el Rubayata tienes que estar un poquito actualizado.

El Rubayata habla de vino y mujeres y de nada más; canta al vino y a las mujeres. Los traductores - y hay muchos- están todos equivocados. Se equivocan con seguridad porque Omar Khayyam era un Sufi, un hombre de tasawuf, un hombre que sabe. Cuando habla de la mujer está hablando de Dios. De esta manera se dirigen los Sufíes a Dios: 'Amada, oh amada mía'. Y siempre usan el femenino para Dios; esto se tendría que tener en cuenta. Nadie más en el mundo, en toda la historia de la humanidad y de la conciencia se ha dirigido a Dios como mujer. Sólo los Sufíes se dirigen a Dios como la amada. Y el 'vino' es lo que pasa entre el amante y la amada, no tiene nada que ver con las uvas. La alquimia que se produce entre el amante y la amada, entre el discípulo y el maestro, entre el buscador y lo buscado, entre el devoto y su Dios… la alquimia, la transmutación: ése es el vino. El Rubayata ha sido tan mal entendido que tal vez por eso lo he olvidado.