Quantcast

Osho Books I Have Loved Libros que he Amado

Libros que he Amado

En quinto lugar: El hombre que voy a mencionar no ha sido reconocido como un iluminado porque no había nadie que lo reconociera. Sólo una persona iluminada puede reconocer a otra. El nombre de esta persona es D. T. Suzuki. Este hombre ha hecho por el mundo moderno más que nadie, para hacer llegar la meditación y el Zen. Suzuki trabajó toda su vida para presentar en occidente lo más profundo del Zen.

'Zen' no es más que la pronunciación en japonés de la palabra sánscrita dhyana, meditación. Buda nunca utilizó el sánscrito, lo odiaba por la simple razón de que se había convertido en el lenguaje de los sacerdotes, y el sacerdote está siempre al servicio del diablo. Buda utilizó un lenguaje muy simple: el que utilizaba su gente en el valle de Nepal. El nombre de su lenguaje es Pali. En Pali dhyana se pronuncia como ch'ana. La gente simple, analfabeta, ordinaria, no puede apreciar las sutilezas del lenguaje. Lo acomodan a su manera. Es como una piedra que, rodando río abajo se vuelve redonda. Así es como cada palabra utilizada por la gente empieza a tener una redondez hermosa, una simplicidad particular. Dhyana es una palabra difícil de pronunciar para la gente ordinaria; la pronunciaban como ch'ana. Cuando llegó a China, ch'ana se convirtió en ch'an y cuando llegó a Japón se convirtió en Zen. Tú lo puedes ver; pasa en todas partes. La gente siempre simplifica las palabras.

El libro de D.T. Suzuki, El Zen y la Cultura Japonesa, lo pongo en el quinto lugar. Este hombre ha hecho a la humanidad un servicio tal, que nadie puede trascenderlo. Su trabajo es inmenso. El mundo entero está en deuda con él y lo estará siempre. Suzuki tendría que ser una palabra familiar. No lo es... Estoy diciendo que tendría que ser. Muy poca gente tiene noticia, y aquellos que la tienen son responsables de regar la noticia por todas partes.