Quantcast

Osho Osho On Topics Astrología

Astrología

Astrología

“Utilizando el término astrología, el noventa y nueve por ciento de los astrólogos engañan y nada más. Sólo el uno por ciento sabe que la astrología es un tema muy amplia, tan amplia que alguien sólo puede entrar en ella con vacilación. La astrología a la que me refiero es mucho más profunda. Algo esencial entre tu vida y el universo está conectado, está en una armonía rítmica. No estamos separados o aislados, sino unidos de una manera orgánica. La vida es un todo. Lo que esté sucediendo en cualquier parte del universo también afecta al hombre y viceversa. Si podemos entender esto correctamente, no hay necesidad de vivir enjaulado dentro del ego y el orgullo. Tu ego no  es, pero el cosmos es. Fuerzas muy poderosas están operando y tu ego es absolutamente insignificante. Eres una parte integral de este gran mundo.

Cada niño, cada vida nueva insiste en un momento específico para la concepción y para el nacimiento, ambos son interdependientes. Escogerá las constelaciones apropiadas de acuerdo con lo que desee ser, de acuerdo a sus posibilidades innatas, de acuerdo a la forma que han tomado sus vidas anteriores en su totalidad, de acuerdo a la motivación de su consciencia.

En el momento del nacimiento, la condición de la mente de un niño es exactamente igual a una placa fotográfica muy sensible. Cuando se concibe un niño, ésta es la primera exposición. El día que el niño nace es una segunda exposición. Estas dos exposiciones se registran en la mente sensible del niño, como si fuera una la película. El mundo, como es en ese momento, se imprime en el niño. Esto determina las simpatías y antipatías del niño para toda su vida.

L a primera parte de la astrología se refiere a la capa más externa, la cual no es esencial. Allí todo es circunstancial, incierto, impredecible. Entre más hablamos sobre los sucesos exteriores, hay más coincidencia. La segunda parte se refiere a la capa intermedia, la capa semi-esencial. Hay posibilidad de transformación si se toma la decisión correcta. La tercera parte es el núcleo, la esencia. No se puede cambiar. Cuando se conoce, la única forma es cooperar con ella.

Lo real está en la tercera parte. Es la quintaesencia de todo. Pertenece a lo más interno y está absolutamente predeterminada. Cuanto más se mueve uno hacia su propio centro, más se acerca uno a lo esencial, a la parte predeterminada. Con los fenómenos interiores, las cosas comienzan a aparecer científicas, como si estuvieran basadas en una ley definida. Se vuelven más y más decisivos.

Entre estas dos condiciones, la periférica y la esencial, en la capa intermedia hay un espacio amplio para efectuar cambios, ejercitando la propia libertad de elección. Aquí, alguien con consciencia hará la elección correcta y la forma correcta es comenzar a moverse hacia tu centro. Una persona que está en la oscuridad de la ignorancia, sin embargo, se dejará llevar a su destino, tolerando lo que venga en su camino.

Cuando visites un astrólogo, hazle una pregunta básica, como: ¿Moriré siendo infeliz o satisfecho? Vale la pena preguntar esto; es algo que está conectado con la astrología esencial. Usualmente preguntas al astrólogo cuánto tiempo vas a vivir, como si sólo vivir fuera suficiente. ¿Por qué vas a vivir? ¿Para qué vas a vivir? ¿Qué voy a llegar a ser si vivo? La astrología puede convertirse en una herramienta en tus manos sólo si diferencias lo esencial de lo no esencial”.