Quantcast

Osho Osho On Topics Dependencia Espiritual

Dependencia Espiritual

Mi intención es haceros independientes, incluso de mí. Toda clase de dependencia es esclavitud, y la dependencia espiritual es la peor de las esclavitudes. Estoy haciendo todo tipo de esfuerzos para haceros conscientes de vuestra individualidad, de vuestra libertad, de vuestra capacidad de crecer sin ayuda de nadie. Tu crecimiento es intrínseco a tu ser, no te viene de fuera, es una apertura de tu ser.

Cualquiera de las técnicas de meditación que os he dado son independientes de mí, ― mi presencia o ausencia no creará ninguna diferencia ― dependen totalmente de tí. No es mi presencia sino la vuestra que es necesaria para que funcionen. No es mi estar, sino tu estar, tu presencia en el momento, tu atención, tu consciencia, lo que te va a ayudar.

El pasado del hombre es en diferentes formas, una historia de explotación. E incluso La gente aparentemente “espiritual” no ha podido resistir la tentación de explotar. De cien maestros, el noventa y nueve por ciento intentaron imponer la idea de que “ sin mi no puedes crecer, tu transformación no es posible. “Dame toda tu responsabilidad”. Pero en el momento en que le das tu responsabilidad a alguien, sin darte cuenta le estás dando también tu libertad.

Y naturalmente, todos estos maestros morirán un día y dejarán tras de sí una larga cadena de esclavos: Cristianos, Judíos, Indús, Mahometanos. ¿Qué hace esta gente? ¿Para qué son cristianos? Si quieres ser algo sé un Cristo, pero nunca un cristiano.¿Te das cuenta de la humillación que significa ser llamado Cristiano? ¿Un seguidor de alguien que murió hace dos mil años?

Toda la humanidad está siguiendo muerte. ¿Acaso no es extraño que la vida siga a la muerte, que lo vivos estén dominados por los muertos, que los vivos dependan de los muertos y de sus promesas de que “vendremos y te salvaremos”?

Ninguno de ellos ha venido a salvarte. De hecho nadie puede salvar a nadie; está en contra de las bases de la verdad, la libertad y la individualidad.

En lo que a mi respecta, estoy simplemente haciendo un esfuerzo para liberarte de todo, incluso de mí mismo, para que puedas recorrer tú solo el camino de la verdad.