Quantcast

Osho Siempre he deseado no ser el Maestro de nadie

 
Osho,
Tú has dicho que los corazones de tus sannyasins laten en el mismo tono en que late tu corazón. ¿Puedes hablarnos más acerca de este fenómeno? ¿Cómo es que un discípulo se traslada de la cabeza al corazón? ¿Es acaso que a veces un discípulo está a tono contigo y a veces no? Y si es así, ¿Qué hace a un discípulo alejarse de ti, y qué le ayuda a regresar?
 
Es un poco difícil de entender. Las cosas del corazón son simpre difíciles de entender. Hay algunos discípulos que están, día a día, en una profunda armonía conmigo. No hay intervalo. De hecho, sólo ellos merecen ser llamados amigos.
 
Aquí quisiera decir algo que he estado guardando en secreto toda mi vida:
 
Una hermosa mañana, Gautama Buda había ido a caminar con su cuidador, discípulo, Ananda. Era otoño, los árboles estaban quedándose casi desnudos y todas las hojas estaban en el camino. El viento estaba silbando entre los árboles, y las hojas secas hacían hermosos sonidos. Caminando sobre esas hojas, Buda era inmensamente feliz... la música de las hojas secas.
 
Tomó unas cuantas hojas en su mano. Ananda le preguntó, “Bhagwan, he estado siempre pensando en preguntar una cosa, pero la privacidad es tan difícil. Siempre estás rodeado de gente. Hoy estás solo en este bosque, y yo no puedo resistir la tentación. Quiero preguntarte: ¿Nos lo has dicho todo, o has guardado algunos secretos? Buda dijo, “¿Ves las hojas en mi mano? Y, ¿Ves las hojas sobre todo el bosque?” Ananda dijo, “Sí, lo veo, pero no puedo entender que esa sea la respuesta.” Buda dijo, “Entenderás. Yo he dicho sólo esto, y he guardado en secreto todas esas hojas que están en el bosque entero.”
 
Mi situación es justo diferente. Yo he dicho el bosque entero; sólo una cosa he guardado en secreto, sólo una hoja. Buda declaró antes de su muerte que él vendría de nuevo después de veinticinco siglos, y que su nombre sería Maitreya. Maitreya significa el amigo. Los Budas no regresan; ninguna persona iluminada regresa nunca, así que es sólo una forma de decir...
 
Lo que él estaba diciendo es de tremenda importancia. No tiene nada que ver con su regreso; él no puede regresar. Lo que quizo decir era que la antigua relación entre el Maestro y el discípulo se volvería irrelevante en veinticinco siglos. Esa era su claridad de percepción – no estaba prediciendo nada – sólo su claridad para ver que como las cosas están cambiando, como han cambiado en el pasado y como continúan cambiando, tomaría al menos veinticinco siglos a la relación Maestro y discípulo volverse anacrónica. Entonces el Maestro iluminado será sólo el amigo.
 
Yo siempre he querido no ser un Maestro para nadie. Pero la gente quiere un Maestro, ellos quieren ser discípulos; por ello, yo interpreto el papel. Es tiempo que yo debería decirles que ahora muchos de ustedes están listos para aceptarme como el amigo. Aquellos que están a tono conmigo continuamente, sin rompimientos, son los únicos verdaderos amigos. 
 
Hay personas que están a veces a tono conmigo y a veces no están a tono conmigo. Tú preguntas por qué eso sucede. La razón es – tal vez te sorprenda saber – a veces ellos están a tono conmigo porque yo estoy a tono con ellos, porque lo que sea que estoy diciendo está en acuerdo con ellos. Ellos sienten, “Esto está perfectamente bien”. Ellos no están a tono conmigo. Por el contrario, ellos sienten que ellos están a tono conmigo sólo porque yo estoy satisfaciendo algunas de sus ideas, algunas de sus expectativas. Eso es una ilusión.
 
Una vez que estás realmente a tono conmigo, no puedes salirte de ello. Pero si alguien se sale, eso simplemente significa que yo he dicho algo, he hecho algo, que no está en acuerdo contigo. Tú sigues siendo el juez. No has dejado de juzgar. Tu ego aún está ahí.
 
Yo solía ir a caminar todos los días con uno de mis profesores. Un día cuando veníamos de regreso, otro profesor nos encontró en el camino. Él iba de ida, nosotros estábamos regresando. Él me conocía, pero no conocía a mi profesor. Mi profesor era muy nuevo, había llegado apenas al departamento dos, tres días atrás. Entonces me preguntó, “¿Vienes por aquí todos los días?” Yo dije, “Sí, vengo todos los días. Y por tres días mi profesor también ha estado viniendo conmigo.” Mi profesor se veía molesto. Yo le pregunté, “¿Qué pasa? Te ves enojado.” Él dijo, “Ciertamente. Tú vienes conmigo, y dices que yo vengo contigo.” Yo dije, “Eso en realidad es cierto. ¿Cómo puede un profesor venir con el estudiante? Es siempre el estudiante quien viene con el profesor. Así que perdóname. Pero esto simplemente demuestra que tú eres un diota; y desde mañana no vendrás conmigo.”
 
La gente es extraña. Yo había estado ahí por tres años. Él había estado ahí sólo por tres días, pero quería escuchar que yo iba con él. Sólo el ego quiere satisfacciones por todos lados. Entonces sucede que cuando sientes que yo estoy diciendo algo que satisface tus espectativas, estás conmigo, tu corazón late conmigo, estás a tono conmigo. No. Por favor perdóname por ser franco y directo – sólo yo estoy contigo. Pronto algo sucede – yo digo algo, hago algo – y tu corazón ya no está latiendo más conmigo.
 
Entonces recuerda una cosa: Cuando estás conmigo, entonces es un continuo, sin ninguna pausa. Lo que yo digo, lo que yo hago, no importa, porque tú no eres un juez. Me amas tal como soy. Yo no te juzgo. Te amo tal como eres. Y si eso cambia, entonces recuerda que es un juicio, y en lugar de ir conmigo, estás tratando de arrastrarme contigo. Y esto no es muy amoroso.
 
Yo puedo ir contigo, pero tú estás en la oscuridad y vas a guiarme a la oscuridad. Yo no tengo problema en ir contigo. Tú no puedes destruir mi luz; yo puedo destruir tu oscuridad.
 
Yo no puedo perder nada por ir contigo. Tú vas a tener que perder muchas cosas por venir conmigo. Y cuando tú amas a alguien, estás listo para perder cualquier cosa, todo, incluso a ti mismo. Al momento en que estás listo para perderte a ti mismo, la amistad es completa. Y entonces ahí hay enorme belleza.
 
Es exactamente veinticinco siglos después de la muerte de Buda, que yo estoy cambiando el nombre de la Fundación para que se convierta en Rajneesh Friends International (Amigos de Rajneesh Internacional). No es sólo un cambio de nombre. Va a transformar el sabor mismo del movimiento por entero. Y ustedes tienen que elevarse, para que aquello en lo que quiero que se se convierta el movimiento, se convierta. Para que el sueño se realice
Osho, The Last Testament, Volume 3, Chapter 23