Quantcast

Osho ¿Existe la Posibilidad de un mundo en Armonía?

¿Existe la Posibilidad de un mundo en Armonía?

<< Back

 
El anhelo por una utopía es básicamente el anhelo de armonía del individuo y de la sociedad. La armonía no ha existido nunca. Siempre ha habido un caos en la sociedad. Esta se ha dividido en diferentes culturas, diferentes religiones, diferentes naciones, todo ello basado en supersticiones: ninguna de las divisiones es válida. Además, estas divisiones muestran que el hombre está dividido dentro de sí mismo: éstas son las proyecciones de su propio conflicto interior. No está unificado dentro de sí, por eso no puede crear una sociedad, una humanidad exteriormente. La causa no se encuentra afuera. Lo de afuera es únicamente un reflejo del hombre interior.
 
El hombre ha evolucionado espiritualmente de los animales; sin embargo, la teoría de Charles Darwin sobre la evolución no es correcta. Darwin no pudo encontrar una conexión entre el hombre y el mono. Cada vez que se da un desarrollo en las cosas, siempre se da por pasos, no por saltos. Debe haber un proceso de evolución, un poco, entre etapa y etapa. Charles Darwin trabajó toda su vida para encontrar el eslabón perdido, pero no pudo encontrar nada. Su teoría ha perdido fundamento en los medios científicos. Era sólo una ficción. 
 
Sin embargo, de una manera muy diferente, de acuerdo con el misticismo oriental, el hombre ha evolucionado de los animales, no en lo relacionado con su cuerpo sino en lo relacionado con su ser. Y esto parece ser más relevante. El misticismo oriental tiene la teoría, no de que el cuerpo del mono evoluciona en un cuerpo humano, sino de que el alma de un mono, o el alma de un elefante, o el alma de un león puede evolucionar hacia un ser humano. Primero evoluciona el alma y luego, de acuerdo a las necesidades del alma, la naturaleza proporciona el cuerpo. Por tanto, no hay una evolución corporal, sino que hay una conexión espiritual. 
 
Esto está apoyado profundamente por el moderno psicoanálisis, particularmente por la escuela de Carl Gustav Jung, porque en el inconsciente colectivo del hombre hay memorias que pertenecen a la parte animal. Si un hombre se lleva a una hipnosis profunda, primero entra en la mente inconsciente, que es simplemente la parte reprimida de su vida. Si se le hipnotiza aún más profundamente, entonces entra en el inconsciente colectivo, que tiene memorias de seres animales. La gente empieza a gritar, a gemir o a chillar, pero el lenguaje es imposible, y si se les pide que se muevan, lo hacen con pies y manos. 
 
El hombre lleva todavía mucho del instinto animal: su rabia, su odio, sus celos, su posesividad, su astucia. Todo lo que ha sido condenado en el hombre parece pertenecer a un inconsciente muy profundamente arraigado, y todo el trabajo de la alquimia espiritual consiste en cómo liberarse del pasado animal. 
 
Si no puede liberarse del pasado animal, el hombre seguirá estando dividido. Su pasado animal y su humanidad no pueden existir como una sola cosa, porque la humanidad tiene justamente las cualidades opuestas, así que todo lo que el hombre puede hacer es convertirse en hipócrita. En lo que se refiere a la conducta formal, sigue los ideales de la humanidad de amor y verdad, de libertad, de no posesividad, de compasión. Pero eso se queda en una capa muy fina, así que en cualquier momento el animal oculto puede surgir, cualquier accidente lo puede sacar. Además, salga o no salga, la conciencia interior está dividida. Esta conciencia dividida ha estado creando el anhelo y la pregunta: cómo convertirse en un todo armonioso en lo que se refiere al individuo? Y lo mismo es verdad respecto a la sociedad en conjunto. Cómo podremos hacer de la sociedad un todo armonioso, en donde no haya guerra, ni conflictos, ni clases, en la que no haya división de color, casta, religión o nación? 
 
Debido a personas como Tomás Moro, quien escribió el libro Utopía, el nombre se convirtió en sinónimo de todas las metas idealistas, pero ellos no han captado el problema real. Por eso es que parece que su idea de utopía no va a ocurrir nunca. 
 
Utopía se convirtió en sinónimo de algo que es simplemente imaginario. La misma palabra "utopía" quiere decir, " aquello que nunca va a suceder". Tal como lo veo, utopía no es algo que no va a suceder, es algo que es posible. Una sociedad humana armoniosa es posible porque será la mejor oportunidad para que cada uno pueda crecer y ser uno mismo. Las más ricas posibilidades estarán a disposición de cada uno, pero tendríamos que ir a las causas, no a los síntomas, y las causas están en los individuos, no en la sociedad. Tal como es ahora, la sociedad es absolutamente estúpida. Los utópicos no son unos soñadores, pero los que se llaman realistas que condenan a los utópicos son estúpidos. Sin embargo ambos están de acuerdo en un punto: algo se tiene que hacer con la sociedad. 
 
Al príncipe Kropotkin, Bakunin, y sus seguidores les gustaría que todos los gobiernos de disolvieran. Son los anarquistas, los mayores utópicos. Al leerlos parece que lo que dicen es significativo, pero no tienen forma de materializarlo, ni idea de cómo va a suceder.
Y luego están Karl Marx, Engels, Lenin y los marxistas, los comunistas y diferentes escuelas de socialismo. De acuerdo a los comunistas todo el problema está simplemente en la división de clases entre pobres y ricos. Ellos piensan que si todo el poder del gobierno queda en manos de los pobres, y se tiene la dictadura del proletariado, cuando todas las clases hayan desaparecido y la sociedad se vuelva igualitaria, entonces pronto no habrá necesidad de ningún estado. Hay fascistas que piensan que es cuestión de más control y más poder gubernamental, que quieren todo el poder en manos de los dictadores. Los fascistas piensan que es debido a la idea de democracia que la sociedad se está derrumbando, porque en la democracia el menor denominador se convierte en el legislador. Decide quién va a gobernar, y es el más ignorante, no tiene comprensión. La multitud decide cómo tendría que ser la sociedad, así que, de acuerdo con los fascistas, la democracia es no más que la "multitud-cracia", no es democracia, la democracia no es posible.
Todos están preocupados por la sociedad. Y es allí donde está su fallo. 
 
Por ejemplo, Carlos Marx tenía la idea de que en el comunismo no tendría que existir el matrimonio. Y fue muy factual al respecto: el matrimonio surgió debido a la propiedad individual. Su lógica era correcta. Hubo un tiempo en el que no existía el matrimonio. La gente vivía en tribus y de la misma manera que los animales hacían el amor, la gente hacía el amor. El problema empezó únicamente cuando unos pocos que eran los más listos, más astutos, más poderosos, se hicieron con algo de propiedad. Entonces quisieron que la propiedad, después de su muerte fuera a sus propios hijos. De una forma sutil, a través de sus hijos, porque ellos son de su sangre, él seguía gobernando, él seguía poseyendo. Es una forma de encontrar un substituto para la inmortalidad, porque habrá continuidad. Además la mujer quería alguna protección, era vulnerable. Mientras estaba embarazada no podía trabajar, no podía cazar. Tenía que depender de alguien cuando no estaba con la tribu. Fue debido a esto que se creo el matrimonio. Les interesaba a ambos tener un contrato para permanecer juntos, para no traicionarse en ningún sentido. 
 
Por tanto, Marx tenía la idea de que con el advenimiento del comunismo y la propiedad colectiva, el matrimonio ya no tendría sentido, al desaparecer la razón principal. Ahora ya no tienes ninguna propiedad privada, no puedes tener una mujer privada; esto también es propiedad. Tampoco puedes tener un hijo o una hija privados, porque esto también es propiedad privada. Por tanto, con la desaparición de la propiedad privada desaparecería el matrimonio. 
 
Así, después de la revolución, lo intentaron en Rusia por dos o tres años, pero fue imposible. La propiedad privada había desaparecido pero la gente no estaba preparada para abandonar el matrimonio. Incluso el gobierno se dio cuenta de que si el matrimonio desaparecía, toda la responsabilidad por los niños, por la mujer recaería en el gobierno, así que para qué asumir tal responsabilidad innecesariamente?. Además no es poca cosa. Era mejor dejar que el matrimonio continuase, por lo que dieron marcha atrás a su política. 
 
La gente ni siquiera estaba dispuesta a abandonar la propiedad privada: se les tuvo que quitar por la fuerza. Cerca de un millón de personas fueron muertas debido a las pequeñas propiedades, a las pequeñas parcelas, a unos cuantos acres, porque todo iba a ser nacionalizado. Aunque la gente era pobre, aún así querían aferrarse a su propiedad. Al menos tenían algo, y ahora incluso eso se les iba a quitar de las manos. Ellos estaban esperando conseguir algo más, por eso habían hecho la revolución y peleado por ella. Ahora, lo que ellos tenían se les iba a quitar de las manos, se iba a convertir en propiedad del gobierno, se iba a nacionalizar. 
 
A medida que se acabó con la propiedad privada, la gente se volvió más posesiva los unos de los otros, porque no quedaba nada más. Su tierra había desaparecido, sus animales habían desaparecido, sus casas habían desaparecido. No querían por tanto perder a su esposa o a su marido o a sus hijos. Era un vacío tan grande en su vida...ellos no habían luchado en la revolución para esto. 
 
Así que el gobierno finalmente tuvo que dar marcha atrás a su política. Por una parte, en la primera constitución habían declarado que no habría matrimonio, así que la cuestión del divorcio no se presentó. En tan solo tres años tuvieron que cambiarlo. 
 
Y existía la teoría de que la gente estaría deseosa de separarse. Así es como la gente puramente teórica y lógica ha fallado siempre en su comprensión del hombre: nunca han mirado en su psicología. 
 
Lenin pensaba que como mucho diez o quince años serían suficientes para poder disolver luego la dictadura, pues para ese momento, habiendo igualado a todo el mundo, habiendo distribuido la riqueza equitativamente, no habría entonces la necesidad de un gobierno. 
 
Sin embargo, después de quince años encontraron que hay algo en la gente que les hace ricos o pobres. Por tanto, tienes que mantenerlos casi en un campo de concentración si quieres que se mantengan iguales. Pero esta es una clase extraña de igualdad porque destruye toda libertad, toda individualidad. Además, la idea básica consistía en que al individuo tendría que dársele igualdad de oportunidades. Sus necesidades tendrían que ser satisfechas igualitariamente. Y el resultado final es precisamente lo opuesto: han destruido prácticamente al individuo a quien estaban tratando de proporcionar igualdad, libertad y todo lo bueno que tendría que proporcionarse a los individuos. 
 
Y, debido a que el partido comunista tiene toda la fuerza, se presentó una nueva clase de división, una clase nueva: la de los burócratas; aquellos que tienen poder y los que no tienen ningún poder. La gente nunca llegó a carecer tanto de poder, ni en un régimen capitalista, ni en un régimen feudal como bajo un régimen comunista. En una sociedad comunista existe un estado absolutamente estático. Las clases están completamente separadas una de otra. Se iba a crear una sociedad sin clases y se creó la más estricta sociedad con clases estáticas. Se demostró que Marx estaba equivocado. 
 
Ha habido intentos en todo el mundo de crear una sociedad humana armoniosa, pero todos han fallado por la sencilla razón de que nadie se ha preguntado por qué la sociedad humana no es naturalmente armoniosa. A menos que tratemos de entender al hombre más psicológicamente y menos lógicamente, siempre vamos a cometer errores. La razón por la cual la sociedad humana no es armoniosa es porque cada individuo está dividido interiormente, y sus divisiones se proyectan en la sociedad y, a menos que disolvamos las divisiones internas del individuo no hay posibilidad de llevar a cabo una utopía y crear una sociedad armoniosa en el mundo. 
 
Así que el único camino hacia la utopía consiste en que tu conciencia crezca más y que tu inconsciencia decrezca hasta que llegue un momento en tu vida en el que no haya nada que sea inconsciente: serás simplemente pura conciencia. Entonces no hay división- 
 
El mundo puede llegar a una armonía si la meditación se expande aquí y allá y la gente puede ser guiada hacia una (sola) conciencia en su interior. Esta será una dimensión totalmente diferente, trabajar no con la revolución sino con la meditación, con la transformación. 
 
Y no es tan difícil, como la gente piensa. Es asunto de entender el valor de la meditación. Entonces es fácilmente posible para millones de personas llegar a ser indivisibles en su interior. Y ellos serán el primer grupo de humanos que se volverán armoniosos. Y su armonía, su belleza, su compasión, su amor, todas sus cualidades van a tener que resonar alrededor del mundo. 
 
Mi esfuerzo consiste en hacer de la meditación una ciencia y así no tiene nada que ver con la religión. Entonces cualquiera puede practicarla aunque sea un hindú, un cristiano, un hindú o un mahometano, no importa. Cualquiera que sea su religión, es irrelevante; aún así puede todavía meditar. Puede incluso no creer en ninguna religión, puede ser un ateo. Aún así puede meditar. La meditación tiene que convertirse casi en un fuego arrasador. Entonces habrá alguna esperanza. 
 
Y muchas personas están listas: Han estado sedientas de (encontrar) algo que cambie todo el aspecto de la sociedad. Tal como es ahora es desagradable. La sociedad tendría que ser más eufórica. Tendría que ser para el disfrute. Tendría que traer la danza a los corazones de las personas. Y una vez que estas divisiones internas de la persona desaparecen, podrá verlo todo muy claramente. No se trata de que sea alguien con conocimientos, es un asunto de su claridad. Puede observar en cualquier dimensión, en cualquier dirección con una sensibilidad tan profunda, con tal capacidad de percepción, que aunque no sea alguien con conocimientos, su claridad te dará respuestas que no puede dar el conocimiento. 
 
La idea de una utopía es una de las cosas más importantes que han seguido al hombre como una sombra por miles de años. Sin embargo se confundió con el cambio de la sociedad; el individuo no se tuvo en cuenta porque el individuo parece ser tan pequeño y la sociedad parece tan grande que la gente piensa que si cambiamos la sociedad entonces cambiarán los individuos. 
 
Esto no va a ser así porque "sociedad" es sólo una palabra; únicamente existen los individuos. La sociedad no tiene alma, no puedes cambiar nada en ella. Unicamente puedes cambiar al individuo aunque aparente ser tan pequeño y, una vez conoces la ciencia de la transformación del individuo, se puede aplicar a todos los individuos, en cualquier parte.
Y tengo la sensación de que un día vamos a lograr una sociedad que será armoniosa, que será muchísimo mejor que todas las ideas que los utopistas han estado produciendo por miles de años. La realidad será muchísimo mas bella. 
 
Tomado de: Luz en el Camino.
 

<< Back