Libro
- also available as a Libro (English) También conocido como
INGLÉS ORIGINAL : And Now and Here

Osho libro: Aquí y Ahora

 

Availability: En existencia

€ 0,00
Buy From

Aquí y Ahora

Sobre la muerte, el morir y las vidas anteriores
¿Qué ocurre cuando morimos? ¿Es la reencarnación un hecho real?
¿De qué modo nos condicionan nuestras vidas anteriores? ¿Cómo y por qué elegimos volver a nacer? ¿Existe el infierno? Éstas son algunas de las preguntas y temas abordados en un retiro de meditación en la India conducido por Osho, uno de los maestros espirituales más influyentes de esta época. El tema del debate es la muerte, y cómo el miedo a la misma condiciona nuestras vidas. El lector de AQUÍ Y AHORA asiste desde el inicio y en primera fila al apasionante debate en el que OSHO nos lleva a enfrentarnos con nuestras creencias y actitudes ante la muerte y el morir, y que revisándolas concluyamos que reflejan nuestros miedos más profundos. A continuación nos ofrece la alternativa sanadora: el modo de acceder, a través de la meditación, a una vivencia personal directa de nuestra propia inmortalidad. Al mismo tiempo, responde a las preguntas que se le formulan, proponiendo como antídoto al miedo la opción de afrontar la muerte conscientemente y con espíritu de aventura.
 
 
Libro - Detalles Tabla de contenidos
 
Editorial EDAF
264
9788441419346
    CAPÍTULO 1. NO HAY MAYOR MENTIRA QUE LA MUERTE
    CAPÍTULO 2. VER LA VIDA COMO UN SUEÑO
    CAPÍTULO 3. TODO EL UNIVERSO ES UN TEMPLO
    CAPÍTULO 4. VOLVER A LA FUENTE
    CAPÍTULO 5. ENCONTRAD VUESTRO PROPIO CAMINO
    CAPÍTULO 6. EL AMOR ES PELIGROSO
    CAPÍTULO 7. YO ENSEÑO LA VIDA POR LA MUERTE
 
 
 
Extracto de Aquí y Ahora:
CAPÍTULO 2. VER LA VIDA COMO UN SUEÑO
El Buda ha dicho que el encuentro con lo que nos agrada nos produce alegría, y que la despedida de lo que no nos agrada también produce alegría; que la despedida del ser querido que amamos nos produce dolor, y que el encuentro con el ser no querido también nos produce dolor. Así se creía y así se entendía. Pero más tarde llegamos a comprender que aquel al que llamamos ser querido puede convertirse en el ser no querido, y que aquel al que considerábamos el ser no querido puede convertirse en el ser querido. Así, con la evocación de los recuerdos pasados, las situaciones existentes cambiarán radicalmente; se verán desde un punto de vista completamente diferente.
Estas evocaciones son posibles, aunque no son ni necesarias ni inevitables; y en algunas ocasiones estos recuerdos también pueden aparecer de improviso cuando practicamos la meditación. Si los recuerdos de las vidas pasadas llegan a presentarse de pronto (sin estar practicando ningún experimento; simplemente, en vuestra meditación normal), no os intereséis demasiado por ellos. Limitaos a mirarlos, a ser testigo de ellos; pues, normalmente, la mente es incapaz de soportar de pronto una turbulencia tan grande. Si uno intenta aguantarla, corre el claro peligro de volverse loco.
Una vez me trajeron a una niña que tenía unos once años y que, inesperadamente, había recordado tres de sus vidas anteriores. No había experimentado con nada; pero a veces se producen errores. Éste fue un error por parte de la naturaleza, y no una bendición que ésta otorgase a la niña: de algún modo, la naturaleza se había equivocado en su caso. Es como si alguien tuviera tres ojos o cuatro brazos: es un error. Cuatro brazos serían mucho más débiles que dos brazos; cuatro brazos no podrían funcionar tan bien como dos. El cuerpo con cuatro brazos sería más débil, no más fuerte.De modo que la niña, de once años, recordaba tres de sus vidas anteriores, y su caso se estudió mucho. En su última vida anterior había vivido a unos ciento treinta kilómetros de donde yo vivo ahora, y en aquella vida había muerto a los sesenta años de edad. Las personas con las que vivió entonces viven ahora en mi ciudad, y ella los reconocía a todos. Entre una multitud de millares de personas fue capaz de reconocer a sus antiguos parientes: a su propio hermano, a sus hijas, a sus nietos y a sus yernos. Fue capaz de reconocer a sus parientes lejanos y a contar muchas cosas de ellos que ellos mismos habían olvidado.
Su hermano mayor vive todavía. Tiene en la frente la cicatriz de una herida pequeña. Yo pregunté a la niña si sabía algo acerca de aquella cicatriz. La niña se rió y dijo: "Ni siquiera mi hermano lo sabe. Que él te diga cuándo y cómo se hizo aquella herida". El hermano no era capaz de recordar nada cuándo se había hecho la herida. Dijo que no tenía la menor idea.
La niña dijo: "El día de su boda, mi hermano se cayó del caballo del cortejo nupcial. Tenía entonces diez años". Los ancianos del pueblo confirmaron el relato, pues recordaban que, en efecto, el hermano se había caído del caballo. Y el hombre no recordaba aquel suceso. La niña mostró también un tesoro que había enterrado en la casa en la que había vivido en su vida anterior.
En aquella vida anterior había muerto a los sesenta años de edad, y en la vida anterior a aquella había nacido en un pueblo de la región de Assam. En aquella vida había muerto a los siete años. No sabía el nombre del pueblo ni su dirección, pero conocía la lengua de Assam, tal como la podía hablar una niña de siete años. También sabía bailar y cantar como una niña de siete años. Se hicieron muchas pesquisas, pero no fue posible localizar a la que fue su familia en aquella vida…